• Guatemala |
  • |
  • |

Guatemala, El Salvador y Honduras, países que componen el Triángulo del Norte de Centroamérica, presentaron ayer junto a Estados Unidos y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) un “borrador” del plan Alianza para la Prosperidad, cuyos “detalles se afinarán” los días 16, 17 y 18 de marzo en Washington.

“El borrador que se presentó y discutió en estos dos días en Guatemala fue realizado con los insumos que cada país le presentó al BID”, explicó el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, durante una rueda de prensa en compañía de su homólogo de Honduras, Juan Orlando Hernández.

“El 16, 17 y 18 de marzo se van a afinar los detalles del plan en Washington, con los equipos de cada país, para llegar al detalle de las acciones que se van a hacer y el costo de las mismas”, precisó Pérez Molina como conclusión de un encuentro que duró dos días con la participación del vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden.

La cumbre también contó con la presencia del presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; la subsecretaria de Relaciones Exteriores de México, Vanessa Rubio; y Luis Alberto Moreno, presidente del BID, entidad que se ha constituido como la secretaría técnica del proyecto, según Pérez Molina.

Desarrollo

El objetivo final del plan Alianza para la Prosperidad es promover el desarrollo de la región y frenar la inmigración ilegal de centroamericanos a Estados Unidos, después de que en 2014 se detectara un éxodo masivo de menores no acompañados.

De acuerdo con datos del BID, casi el 10 por ciento de la población en los tres países ha decidido emigrar debido a la falta de oportunidades y la violencia. Guatemala, Honduras y El Salvador son tres de los cinco países más violentos del mundo, según la Organización de Naciones Unidas (ONU), en un listado que completan Belice, también vecino de la región, y Venezuela.

El presidente hondureño, que también participó en la rueda de prensa, valoró el encuentro de dos días como un “gran paso”. “Buena parte de la pobreza de la región tiene que ver con la violencia. Y esta a su vez, con el tráfico de drogas”, recordó Hernández.

“En ese sentido, hemos asumido nuestra responsabilidad y hoy tenemos el plan. Ahora, hay que constituir como se va a hacer nuestro trabajo e incidir en el Congreso norteamericano, para mostrar que en efecto tenemos avances en la región”, dijo Hernández.

Los dos mandatarios también negaron que Estados Unidos haya solicitado en el plan la creación de un ente similar a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), institución de la ONU que busca estructuras criminales dentro del mismo Estado.

Los ejes de la prosperidad

Fondos• El plan, presentado en noviembre pasado en Washington, requiere de unos 15,000 millones de dólares, de los cuales el 80 por ciento correrá a cargo de los países del Triángulo Norte de Centroamérica, recalcó el mandatario hondureño.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha solicitado 1,000 millones de dólares para el proyecto al Congreso de su país. “El plan ha avanzado muchísimo. Los cancilleres han trabajado junto a un responsable por cada país para darle seguimiento al plan”, apuntó Pérez Molina.

“Aparte, los embajadores en Estados Unidos le están dando seguimiento al tema”, añadió.

El lunes pasado, en su intervención ante los medios, Biden aseguró que “es el momento de tomar decisiones” para Guatemala, Honduras y El Salvador y así “resolver” los problemas que enfrenta el Triángulo Norte de Centroamérica.

El proyecto está compuesto por cuatro ejes, ratificados ayer por Pérez Molina: dinamizar el sector productivo, desarrollar el capital humano, mejorar la seguridad ciudadana y el acceso a la justicia y, por último, fortalecer las instituciones.

La jornada de trabajo del martes reciente se llevó a cabo en un lujoso hotel de la Ciudad de Guatemala, a diferencia del lunes, cuando los gobernantes compartieron en el Palacio Nacional de la Cultura, sede del Gobierno guatemalteco.