•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El papa Francisco dijo hoy que un Estado que presta servicios médicos a la población no debe guiarse por el principio de la obtención del beneficio económico, "no puede pensar en ganar con la medicina".

"La evidencia y la eficiencia no pueden ser los únicos criterios para guiar el comportamiento de los médicos, ni el beneficio económico es la regla de los sistemas sanitarios", afirmó el pontífice argentino.

"Un Estado no puede pensar en ganar con la medicina. Al contrario, no hay un deber más importante para una sociedad que el de cuidar a la persona humana", agregó el papa durante una audiencia en el Vaticano a los participantes en la XXI Asamblea General de la Pontificia Academia por la Vida.

En su intervención Jorge Mario Bergoglio se refirió a la prestación de cuidados paliativos, el asunto sobre el que se debatió en la asamblea celebrada en la Ciudad del Vaticano.

El papa dijo sobre esa asistencia que tiene como objetivo "aliviar el sufrimiento en la fase final de la enfermedad y de garantizar al mismo tiempo al paciente un acompañamiento humano adecuado".

Se trata, añadió, "de un apoyo importante sobre todo para los ancianos, los cuales, por motivo de la edad, reciben siempre menos atención de la medicina curativa y quedan a menudo abandonados".

Francisco animó por último a los estudiantes de medicina a que se especialicen en ese tipo de asistencia, "que no tiene menos valor por el hecho de que 'no salva la vida'".