•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El papa Francisco rindió el viernes homenaje al Camino Neocatecumenal, un movimiento en plena expansión que envía en "misión" en el mundo entero a sacerdotes y familias numerosas.

Francisco recibió en el Vaticano a unos 7,000 miembros del "Camino", incluyendo a numerosos niños. Al final de una ceremonia festiva, envió a distintos países del mundo 31 "nuevas misiones" que incluyen un total de 200 familias con 600 niños.

"El Camino Neocatecumenal hace un gran bien a la Iglesia", declaró el papa, agregando que este movimiento es "un verdadero don de la providencia a la Iglesia de nuestro tiempo, como ya lo han afirmado mis predecesores".

"¡Y lo quiero hacer! Lo hago, no porque él me ha pagado: ¡no! Lo hago porque quiero hacerlo", dijo el papa, señalando con el dedo al fundador del Camino, el laico español Kiko Argüello.

Francisco recalcó "la necesidad que tiene la Iglesia de pasar de una pastoral de simple conservación a una pastoral decididamente misionera (...) una nueva presencia de Iglesia, allí donde la Iglesia no existe o ya no es capaz de llegar a la gente".

Uno de los aspectos originales del "Camino", que nació en los años 1960 en España, es el envío de familias en "misión", las cuales reciben ayuda financiera de sus parroquias hasta que el padre de familia encuentre trabajo en su nuevo lugar de residencia.

En todos los encuentros católicos, en Roma o en otras partes, los miembros del "Camino" suelen estar presentas en primera fila y ovacionar al papa. Se trata de una de las nuevas comunidades católicas que registran uno de los mayores crecimientos.