•   Cartagena  |
  •  |
  •  |

La Alianza del Pacífico y los países de la región Asia-Pacífico coincidieron ayer en la ciudad colombiana de Cartagena en que es hora de estrechar sus vínculos para aprovechar el dinamismo de sus economías, incrementar el comercio, fomentar las inversiones y la competitividad.

Esos desafíos fueron planteados en el “Diálogo de Cartagena”, reunión organizada por el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS, por su sigla en inglés) y el Ministerio de Defensa de Colombia para promover una integración transpacífica.

“La Alianza del Pacífico está abogando por un puente con Asia y a nosotros nos interesa la Alianza porque también hemos estado mejorando nuestra competitividad, persiguiendo una economía abierta, buscando nuevos mercados”, dijo el viceministro de Exteriores de Corea del Sur, Cho Tae-yul.

La complementariedad de las economías a ambos lados del Pacífico fue subrayada por los distintos participantes en el foro, como la canciller colombiana, María Ángela Holguín, quien recordó que los países de la Alianza (Colombia, Chile, México y Perú), tuvieron el año pasado un primer encuentro ministerial con sus homólogos de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean).

“Estamos en proceso de llegar a cosas mucho más concretas. Lo que queremos es contar a los países de Asia cómo podemos relacionarnos y ver qué interés tienen con cada uno de nosotros y con la Alianza como un todo”, manifestó.

China a la cabeza
Holguín señaló que así como en el siglo XVIII la cuenca del Mediterráneo tenía protagonismo mundial y del XIX en adelante se produjo un gran desarrollo alrededor del Atlántico, en el XXI el Pacífico “se convirtió en un eje fundamental de la economía”.

Los países asiáticos del Pacífico, con China a la cabeza, son grandes importadores de materias primas de los latinoamericanos, lo que les sitúa entre los principales socios comerciales de la región, de los que a su vez son proveedores de productos industrializados, una relación que no siempre es equilibrada.

Según el secretario de Relaciones Exteriores de México, José Antonio Meade, la Alianza del Pacífico ya cumplió con éxito su primera etapa, que era la integración entre sus socios, con una desgravación arancelaria del 92% de los bienes y servicios que circulan entre los cuatro países, por lo cual el próximo paso es dar el salto a la otra orilla.