•   La Habana  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Iglesia cubana construirá el primer templo católico de la isla desde el triunfo de la Revolución en 1959, en un municipio de la provincia occidental de Pinar del Río, según informó el último número de la revista Palabra Nueva que publica el Arzobispado de La Habana.

La primera piedra para la nueva iglesia ya fue colocada el 9 de septiembre de 2014 en la localidad de Sandino, en el sitio donde será construido el templo, que cuenta con la colaboración de la parroquia de San Lorenzo de Tampa (Estados Unidos), refirió un artículo de la publicación católica.

El nuevo templo, que se llamará Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, ocupará un terreno de 200 metros cuadrados en el centro de Sandino, el municipio más grande de la provincia, y tendrá capacidad para acoger a 200 personas sentadas, detalló el obispo de la diócesis de Pinar del Río, monseñor Jorge Serpa.

En esa localidad viven más de 36.000 personas, pero además alberga una escuela de medicina en la que estudian más de 4.000 jóvenes extranjeros, muchos de ellos católicos practicantes, por lo que quedó pequeño el teatro en el que oficiaban misa, donde algunas veces llegaron a asistir hasta 400 alumnos, según esa fuente.

El obispo Serpa explicó que solicitó a las autoridades cubanas la construcción de la parroquia "primero porque respondía a una necesidad de los fieles de Sandino y era, además, un compromiso con esos estudiantes".

Se trata de un proyecto "sencillo, pero bonito", conducido por el arquitecto católico Magol Valdés, que ya fue presentado a las autoridades, señaló el obispo.

Aunque ésta será la primera iglesia construida en las últimas cinco décadas en Cuba, recordó que en la propia diócesis de Pinar del Río se han tenido que levantar "casi desde cero" varios templos que sufrieron derrumbes provocados por el paso de ciclones en esa región de la isla.

En los últimos años se ha abierto una nueva etapa de distensión en las relaciones entre la Iglesia Católica y el Estado cubano, marcadas desde los primeros tiempos de la revolución castrista por las crisis, los desencuentros, los altibajos y las tensiones.

Pero desde hace varios años han aumentado los contactos entre la Iglesia y el Gobierno, las procesiones públicas y algunos templos fueron devueltos tras haber sido expropiados.

En esa línea, la construcción de nuevas edificaciones es una de las reivindicaciones de la Iglesia católica, que insiste en recuperar esos espacios en Cuba para realizar su misión evangelizadora.

De acuerdo con datos del Arzobispado de La Habana, un 60 % de la población cubana (11,1 millones de habitantes) es católica en referencia a la cifra de personas bautizadas, hay unos 650 templos, 340 sacerdotes y unas 600 religiosas.