•   Varsovia  |
  •  |
  •  |

El ministro de Asuntos Exteriores de Polonia, Grzegorz Schetyna, calificó hoy la propuesta de crear un ejército europeo de "idea muy arriesgada", y abogó por fortalecer el papel de la OTAN como la mejor garantía para una Europa segura.

"Sobre la puesta en marcha de un ejército común (en la Unión Europea) debemos antes preguntarnos de dónde saldrá el dinero para ese ejército y quién va a pagar", dijo Schetyna en unas declaraciones hoy a la emisora Radio Zet.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se mostró en unas declaraciones publicadas este domingo a favor de crear un Ejército conjunto europeo ante la creciente tensión con Rusia, una idea que también seduce a Alemania.

"Un Ejército conjunto de los europeos daría a Rusia la impresión de que nos tomamos en serio la defensa de los valores de la Unión Europea (UE)", dijo Juncker al dominical "Welt am Sonntag".

El jefe del Ejecutivo comunitario consideró que crear esa fuerza conjunta ayudaría a tener "una política exterior y de seguridad común" en la UE, aunque aclaró que no debería entrar en competencia con la OTAN.

Precisamente para Schetyna la mejor opción para reforzar la seguridad en Europa es fortalecer la posición de la Alianza Atlántica.

Por su parte, el titular de Defensa polaco, Tomasz Siemoniak, recordó hoy en unas declaraciones a la cadena TVP que Polonia forma parte de la Alianza Atlántica desde 1999 y que el artículo 5 de la carta fundacional de la organización garantiza la seguridad de todos sus integrantes.

"La OTAN es mucho más fuerte que Rusia en términos militares", subrayó.

Una encuesta hecha pública el pasado 3 de marzo por la cadena de televisión TVN revelaba que el 49 % de los ciudadanos polacos es escéptico ante el compromiso de la OTAN, mientras que un 44 % de los consultados confía en que la Alianza intervendrá si Polonia es invadida militarmente.

Las palabras del titular de Defensa polaco se producen después de que Estados Unidos haya enviado armamento pesado a Letonia y haya anunciado que unos 3.000 soldados participarán en ejercicios militares que tendrán lugar en los próximos meses en los Estados bálticos, países a los que la OTAN ha expresado su apoyo ante la tensión con la vecina Rusia en Ucrania.