•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El marco legal que regula la vigilancia en el Reino Unido es "innecesariamente complicado" y "carece de transparencia", indicó hoy un informe del Parlamento británico elaborado en respuesta a las revelaciones sobre espionaje de Edward Snowden.

El documento del Comité de Inteligencia y Seguridad de Westminster (ISC) también señala que las normas que controlan el acceso a comunicaciones privadas por parte de las agencias de seguridad británicas se deberían unificar en torno a una única legislación.

El ISC inició esta investigación en 2013, después de que Snowden, exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA), pusiera de manifiesto el alcance del espionaje masivo desarrollado por EEUU y el Reino Unido.

Snowden, acusado de espionaje y traición por EEUU y actualmente refugiado en Rusia, filtró documentos secretos a diarios como "The Guardian" y "The Washington Post" que revelaban que la NSA tenía acceso a registros telefónicos y en internet de millones de usuarios.

Según el ISC, los analistas del centro de escuchas británico, conocido por sus siglas GCHQ, recopilan "una gran cantidad de comunicaciones", si bien todas, apuntó, han sido seleccionadas por algún motivo de seguridad.

No obstante, precisa en el texto, es "inevitable que, de paso, se obtengan comunicaciones inocentes", pero solo los intercambios entre supuestos delincuentes u objetivos de las agencias de seguridad son seleccionados para su examen.

A pesar de las deficiencias detectadas, el Comité subrayó que las agencias de seguridad no tienen intención de "burlar" la legislación vigente a través del uso de los programas de vigilancia masiva, cuyas actividades no son "indiscriminadas".

La portavoz del ISC, Hazel Blears, recalcó hoy que la sociedad actual demanda "franqueza" y "transparencia", valores que también, dijo, deben exigirse a los servicios de inteligencia.

"Aunque reconocemos que necesitan operar en secreto si queremos que sean capaces de protegernos ante aquellos que conspiran en secreto para dañarnos, el Gobierno debe asegurar que la información se publica en cuanto es seguro hacerlo", explicó la diputada laborista.

"Este informe -agregó- es un primer paso importante para lograr más transparencia".