•   Caracas  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El arzobispo de Carcas, cardenal Jorge Urosa Savino, consideró hoy "inaceptable" que el Gobierno de Estados Unidos declarase hace unos días a Venezuela como una "amenaza inusual y extraordinaria" para su seguridad e hizo un llamado a la "sensatez" y la "cordura" entre los dos países.

"Parece una exageración del Gobierno norteamericano afirmar que Venezuela sea una amenaza para la seguridad interna de EE.UU. Esa afirmación es inaceptable por las consecuencias que puede tener para todos los venezolanos, no solamente para el Gobierno", afirmó Urosa en declaraciones recogidas en un comunicado del arzobispado de Caracas.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, declaró este lunes una "emergencia nacional" en su país por la "amenaza inusual y extraordinaria" que la situación de Venezuela, en su opinión, representa para la seguridad estadounidense.

Esta decisión ha sido calificada por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, como "el paso más agresivo, injusto y nefasto que jamás se haya dado contra Venezuela".

Urosa hizo un llamado a favor de la "sensatez" y "la cordura" de Caracas y Washington por la "necesidad" de que las "relaciones normales entre los Gobiernos prevalezcan sobre la conflictividad" y se inicie "un diálogo que aclare la situación y se disipe el peligro de una escalada del conflicto".

Asimismo, consideró "deplorable" que mientras Cuba y Estados Unidos acercan posturas después de décadas de silencio diplomático "se profundicen las diferencias" de los últimos años entre el Ejecutivo de Venezuela y el de EE.UU.

"Invitamos a todos los venezolanos a reafirmar nuestra voluntad de paz, a trabajar por la unión nacional, y a pedir a Dios que nos conceda superar esta hora difícil para Venezuela", señaló Urosa.

Además de declarar a Venezuela como "amenaza" para su seguridad, el anuncio de Washington incluye el bloqueo de bienes que pudieran tener en EE.UU. siete funcionarios venezolanos, a los que acusa de violar derechos humanos durante las protestas antigubernamentales en el país en 2014, junto con la prohibición de entrar a EE.UU.

Este aumento de la tensión entre Washington y Caracas es el último episodio de unas difíciles relaciones marcadas por diversas fases de altibajos desde que a finales de 2010 retirarán a sus respectivos embajadores.