AP
  •   MILÁN, Italia  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un tribunal dictaminó que el fundador de Parmalat era el principal responsable en la asombrosa bancarrota, en el 2003, de ese imperio de productos lácteos, pero millones de inversionistas comunes y corrientes se mostraron desencantados pues no podrán obtener el pago por daños y perjuicios de los bancos que les vendieron bonos de Parmalat.

Un tribunal de Milán condenó el jueves a Calisto Tanzi por manipulación del mercado y otros cargos, y lo sentenció a 10 años de cárcel. Pero el tribunal también absolvió a los otros siete acusados en el proceso, entre ellos tres funcionarios del Bank of America.

Los primeros veredictos asignando la responsabilidad por el mayor colapso de una corporación en la historia de Europa se registraron recién cinco años después que la empresa informó que iba a la quiebra a raíz de una deuda de 14 mil millones de euros, ocho veces más de lo que reveló a los inversionistas.

Abogados que representan a 40 mil tenedores de bonos defraudados por los ejecutivos de Parmalat se mostraron decepcionados pues el tribunal no les ofreció la posibilidad de buscar compensación directamente de Tanzi, como lo habrían obtenido de bancos y de otras instituciones financieras en el caso de un veredicto de culpabilidad.

"No obtendremos nada ... Tanzi acusó a los bancos, pero nunca ofreció la devolución de dinero, ni siquiera algo simbólico", dijo Marisa Costelli, abogada del grupo de defensa del consumidor Adusbef. "Inclusive si descubrimos un día que Tanzi tiene un pequeño tesoro, o un gran tesoro, no podemos hacer nada a menos exista un proceso civil".

Bancos no han cometido delito alguno
Carlo Federico Grosso, un abogado que representa a 32 mil tenedores de bonos, dijo que hubiera preferido condenas a los funcionarios del Bank of America "desde un punto de vista económico y financiero". Pero "eso no ocurrió pues, según el punto de vista del tribunal, Bank of America no acordó una manipulación del mercado con Tanzi". Los bancos han dicho que no cometieron delito alguno, y que fueron estafados por Tanzi al igual que los inversionistas.

Por su parte Tanzi acusó a los bancos por una serie de acuerdos que permitieron por un lado la transformación de Parmalat en un imperio global con operaciones en más de 30 países, entre ellos Argentina, Brasil y otros en América Latina, pero, por el otro lado, condujeron a su colapso. Tanzi siempre ha negado que tenga una cuenta secreta donde, segúns sus críticos, habría guardado miles de millones de euros.

Tanzi, que cumplió 70 años el mes pasado, posiblemente no tenga que ir a prisión, pues los procesados de esa edad generalmente son sometidos a arresto domiciliario.