•   Rabat  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Una mujer se suicidó ingiriendo matarratas en una localidad de Marruecos después de que el hombre que la violaba repetidamente no fuese detenido por la policía a pesar de haberle denunciado, informó hoy el diario marroquí Al Masae.

El rotativo explica que la víctima Asmae Krites, de 38 años de edad y que residía en Souk el Arba de Gharb, situada a unos 100 kilómetros de Rabat, fue violada en repetidas ocasiones por el mismo hombre en el último año.

Según el diario, la víctima denunció al violador ante la policía y presentó certificados médicos como prueba de los abusos que sufría, pero las autoridades no detuvieron al supuesto agresor.

Tras ingerir el matarratas, la familia de la víctima, que era vendedora ambulante, la trasladó al hospital de Kenitra donde murió.

El diario, que publica la foto de la mujer, apunta que el supuesto agresor tenía por costumbre presentarse sin avisar en casa de la víctima, a quien trasladaba por la fuerza hasta su chabola para abusar de ella.

El suceso recuerda en algunos detalles al de Amina Filali, una joven de 16 años, que en 2012 se suicidó ingiriendo también matarratas pero en aquel caso porque la obligaron a casarse con su violador.

Según los datos de la última encuesta nacional realizada en 2011 por el Alto Comisariado de Planificación (organismo público), el 62,8 por ciento de las marroquíes entre los 18 y los 64 años de edad sufre algún tipo de violencia conyugal, física o psicológica.