AFP
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La llegada de un destacamento naval ruso a Cuba marca un nuevo paso en la cooperación militar entre los dos antiguos aliados de la Guerra Fría, que 17 años después todavía enfrentan "el mismo adversario", según Fidel Castro.

La flotilla arribó a las 09H45 (14H45 GMT) y fue saludada con salvas desde la fortaleza colonial de San Carlos de la Cabaña y recibida por oficiales de la Marina de Guerra de Cuba. Aunque el anuncio oficial cubano fue muy escueto y no incluyó el motivo de la visita, un portavoz de la embajada rusa en Cuba dijo que la estancia busca "desarrollar las relaciones" y "la cooperación" entre las dos armadas y que su presencia no representa "una amenaza para terceros países".

Tras recibir al presidente Dimitri Medvedev, el 28 de noviembre, el líder cubano Fidel Castro, alejado del poder hace dos años y medio por una crisis de salud, le explicó la política "paciente y pacífica" de Cuba, pero sin descuidar la defensa."Ningún país comprendería mejor esta política que Rusia, constantemente amenazada por el mismo adversario de la paz", escribió Castro en referencia a Estados Unidos.

El destructor Almirante Chabanenko y los buques de aprovisionamiento Iván Bubnov y SB-406, llegaron procedentes de Nicaragua, donde entregaron ayuda humanitaria en una polémica visita sin autorización del Congreso, y de Venezuela, en cuyas aguas realizaron maniobras conjuntas. Se trata de los primeros buques de guerra rusos en el Caribe desde que desapareció la Unión Soviética, principal aliado militar, político, económico y financiero de Cuba durante 30 años.

El Pentágono se mostró tolerante con la presencia rusa en la zona y el portavoz Geoff Morrell dijo en setiembre que "no creo que esto preocupe a nadie en este edificio". Sin embargo, Nelson Roque, del cubano Centro de Estudios de la Información para la Defensa, escribió en un reciente artículo que "Estados Unidos, la OTAN y la Unión Europea, observan desde hace tiempo con preocupación la nueva situación de Rusia", que busca recuperar su antiguo poderío militar.

Gobierno ruso tomará medidas para mantener equilibrio
Añadió que aunque Medvedev aseguró que no marchará a una nueva carrera armamentista "las amenazas que le rodean le obligarán, cada vez, a tomar nuevas medidas para mantener el equilibrio y la capacidad de respuesta". En medios diplomáticos se relacionó la visita con el retorno, 48 años después, de la IV Flota de Estados Unidos, cuyos "fines intervencionistas no necesitan demostrarse", escribió Castro en mayo.

Los guardiamarinas rusos visitarán la Marina de Guerra cubana, la alcaldía de La Habana y la academia naval "Granma", así como "otros lugares de interés histórico y cultural". Cuba posee una pequeña marina de guerra formada por "lanchas coheteras y torpederas, cazasubmarinos y otras unidades de superficie y destino especial", señala el sitio digital del ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Esas embarcaciones, casi todas de fabricación soviética, "tienen la misión de luchar contra las agrupaciones del enemigo en los accesos al territorio nacional". La isla produce lanchas "Flecha", de 28 toneladas de desplazamiento, para el servicio de guardacostas, relacionadas con la seguridad, la emigración ilegal y el combate del narcotráfico internacional.

Pero ese sector militar fue uno de los más golpeados por la crisis económica. La academia Naval Granma dejó su edificio y comparte las instalaciones con la Academia Superior Máximo Gómez, en el este de La Habana, y varias de sus embarcaciones fueron discontinuadas por obsolescencia.

La visita de Medvedev, que incluyó la cooperación militar en sus pláticas oficiales con el presidente Raúl Castro, y la estancia de los buques rusos, pueden abrir un tiempo de modernización para la pequeña marina cubana, que tiene que custodiar 3.735 kilómetros de costa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus