•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El diplomático uruguayo Luis Almagro, un abogado de 51 años, de hablar tranquilo, pero firme, tiene en sus manos prácticamente todas las cartas para convertirse este miércoles en el próximo secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

La OEA realizará este miércoles una Asamblea General Extraordinaria para elegir al sucesor del chileno José Miguel Insulza, y Almagro llega a la instancia como candidato único, con el apoyo explícito de unos 20 países de los 34 que tienen derecho a voto.

El académico Almagro, un especialista en Derecho y Ciencias Sociales, gesticula constantemente y mira directamente a su interlocutor mientras habla pausadamente en las negociaciones, oportunidad en que exhibe un pragmatismo de una eficiencia reconocida por amigos y adversarios.

Fuera de las negociaciones, en tanto, “el Oso” Almagro es un hincha apasionado del futbol y en especial del Club Nacional de Football de Montevideo, un conversador incansable y bienhumorado que se siente a voluntad en rondas regadas a buenas carcajadas.

No mata animales

Hasta hace poco jefe de la diplomacia de un país cuyo principal producto de exportación es la carne vacuna, Almagro es un vegetariano por convicción, un modo de vida que adoptó cuando sirvió como embajador en China, y según allegados, tiene orgullo de comentar que en su casa no se mata ningún animal.