•   Viena  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Irán ha rechazado tajantemente que esté reteniendo información necesaria para que el OIEA pueda aclarar definitivamente si su programa nuclear tiene objetivos militares, al tiempo que ha acusado a ese organismo de la ONU de politizar el asunto y de publicar información confidencial.

En una comunicación enviada hace una semana al Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) y hecha pública hoy, Irán insiste en que está colaborando plenamente y rechaza la reciente acusación de éste de que "no ha facilitado ninguna explicación" sobre posibles dimensiones militares de su programa atómico.

El pasado 19 de febrero, el organismo de la ONU emitió un informe en el que, bajo el enunciado de "Posible dimensión militar" decía que seguía esperando información de Irán sobre dos medidas prácticas relacionadas con detonadores de gran potencia y el transporte de neutrones.

En sus alegaciones, Irán recuerda que en el acuerdo de colaboración firmado con el OIEA en noviembre de 2013 no hay ninguna referencia a una "Posible dimensión militar", por lo que critica que la ONU incluya en ese capítulo supuestas medidas pendientes.

Además, insiste en que los informes recibidos por el OIEA por parte de algunos servicios secretos, en los que se fundamenta esa posible dimensión militar, son falsificaciones.

En su carta, la Embajada de Irán ante el organismo de la ONU denuncia que éste ha aprobado "resoluciones injustificadas y políticamente motivadas".

Irán afirma que ya aplicado voluntariamente 18 medidas acordadas con el organismo internacional. Respecto a las dos medidas incluidas dentro del capítulo de "posibles dimensiones militares", pide que el organismo formule preguntas específicas y aporte documentación corroborada para poder cerrarlas.

Irán también critica que el OIEA publique en sus informes lo que considera "información confidencial" y le pide que investigue las filtraciones de esos datos a los medios de comunicación.

El OIEA intenta desde hace 13 años aclarar si el programa atómico iraní ha buscado o busca fabricar armas atómicas, algo que Teherán niega.