•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, solicitó hoy al Gobierno de Ecuador que encabece el "grupo de facilitadores" de los diferentes organismos de integración latinoamericanos, propuesto durante la Cumbre de la ALBA, para promover la mediación entre Estados Unidos y Venezuela.

"Le hemos solicitado a Ecuador, a través de su canciller Ricardo Patiño, dado que Ecuador es presidente de la Celac, que sea Ecuador el que encabece y coordine esa comisión especial de cancilleres de América Latina y el Caribe para defender a Venezuela", dijo Maduro en un acto político con trabajadores petroleros en Caracas.

La declaración final de la cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) se celebró ayer en la capital venezolana y acordó la creación de ese grupo de mediación junto a otros bloques de integración del continente.

Entre estos, Maduro enumeró a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Comunidad del Caribe (Caricom) que, según la declaración leída por el presidente venezolano al final de la Cumbre, buscará "aliviar las tensiones y garantizar la resolución amigable" entre EE.UU. y Venezuela.

La ALBA instó ayer a Washington a cambiar su actitud hacia Venezuela y a derogar una orden ejecutiva que ha levantado ampollas entre los países que integran estos organismos junto a Caracas y que han calificado de "injerencista".

Maduro defendió hoy que esta "comisión diplomática" actuará como un "arco especial" para "proteger" a Venezuela de la "amenaza" estadounidense, exigiendo además que se derogue la orden ejecutiva firmada por el presidente de EE.UU., Barack Obama.

Obama declaró el 9 de marzo una "emergencia nacional" por la "amenaza inusual y extraordinaria" por la situación que, a su juicio, Venezuela representa para la EE.UU., junto con una ampliación de las sanciones a varios funcionarios venezolanos incluidas en una ley aprobada en diciembre pasado por Washington.

"Tenemos que lograr que se derogue ese decreto, porque ese decreto es una espada aquí, en el cuello de la patria, para que el imperialismo cuando le dé la real gana haga con nuestro país lo que quiera", sostuvo hoy Maduro sobre el texto.

Subrayó que "nadie podrá, ni debe plantearse" hacer con Venezuela "lo que le dé la gana", porque, dijo, "Venezuela le pertenece a los venezolanos y las venezolanas, no al imperio gringo".

"Un pueblo de guerreros y de guerreras que gana la paz, es la estrategia, si nos tocara algún día tomar el fusil lo tomaríamos y sería el final del imperio estadounidense en la historia, pero no, nosotros lo que queremos es tomar el lápiz, el cuaderno, el libro para estudiar, para formar", apuntó.

Ante los señalamientos por parte del Ejecutivo venezolano, el subsecretario adjunto para América Latina del Departamento de Estado, Alex Lee, reiteró este martes que las intenciones de EE.UU. no son "sabotear la economía venezolana" y recordó, durante una audiencia celebrada en Senado estadounidense, que Washington aún es el principal socio comercial de Venezuela.