•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La CIDH dictó medidas cautelares a favor de los defensores de derechos humanos venezolanos Alfredo Romero, Luis Betancourt y Yoseth Colmenares por considerar que están en riesgo “su vida e integridad personal”, informó ayer el organismo.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) informó en un comunicado que solicitó al Estado de Venezuela la adopción de medidas en favor de Romero, Betancourt y Colmenares, pues “se encuentran en una situación de gravedad y urgencia”.

Las medidas fueron solicitadas el 6 de mayo de 2013 por la ONG Foro Penal Venezolano (FPV), que aúna a más de mil activistas y cien abogados venezolanos y que ha ejercido como defensa en juicios a disidentes o ha presentado ante la Justicia presuntos casos de tortura contra manifestantes.

“La Comisión solicita al Estado de Venezuela que adopte las medidas necesarias para garantizar que los miembros de la organización Foro Penal Venezolano puedan desarrollar sus actividades como defensores de los derechos humanos sin ser objeto de actos de violencia y hostigamiento por el ejercicio de sus funciones”, estableció la resolución.

Hostigamiento

La CIDH instó además, a Venezuela a que informe sobre las acciones desarrolladas para investigar el presunto hostigamiento y violencia del que fueron víctimas los solicitantes a fin de evitar la repetición de estas actitudes.

Las medidas pretenden proteger al director ejecutivo de la organización, Alfredo Romero, al que el presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento) de Venezuela, Diosdado Cabello, acusó de ser parte de un plan de desestabilización y recibir, junto a otras organizaciones, financiación exterior para la “conspiración” contra el Gobierno, según recoge la resolución.