•   Washington  |
  •  |
  •  |

Venezuela alertó ayer ante la Organización de Estados Americanos (OEA) que Estados Unidos pretende apoderarse de su petróleo, pero Washington negó esas acusaciones, en el primer debate entre los países por las recientes sanciones de la Casa Blanca.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, acudió al organismo hemisférico para denunciar la orden ejecutiva del presidente estadounidense Barack Obama que cataloga la situación en Venezuela -de crisis económica e inestabilidad política- como una “amenaza” para la seguridad nacional de Estados Unidos.

“La aplicación de leyes de esta naturaleza suelen preceder a intervenciones militares”, alertó Rodríguez durante una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, en Washington.

“Por eso hemos venido a esta organización a alertar no solamente de la sanción extrema como una intervención militar (...), sino con agresiones de otro tipo como bloqueo financiero, comercial y económico”, añadió la ministra.

La representante de Venezuela, país con las mayores reservas de crudo en el mundo, advirtió “que se pretende poner mano sobre nuestros recursos naturales estratégicos y nuestra principal empresa petrolera, PDVSA”.
ee.uu. rechaza

El embajador estadounidense, Michael Fitzpatrick, negó que el decreto, que ordena sanciones contra siete funcionarios venezolanos señalados de violación de derechos humanos, busque desestabilizar a Venezuela, principal comprador del petróleo venezolano.

Por su parte, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, afirmó que "las consecuencias de las escaladas (como la de Venezuela y EE.UU.), son siempre impredecibles".
Insulza agregó que espera que ambas partes traten de disminuir las tensiones.