•   Saná  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El enviado especial de la ONU para el Yemen, Yamal Benomar, y más de 300 personas, entre funcionarios del organismo internacional, cooperantes, representantes de empresas internacionales y sus familias, abandonaron ayer el país árabe.

Una fuente de la ONU informó a Efe de que fueron evacuados en tres aviones, que despegaron del aeropuerto internacional de Saná. Benomar viaja primero a Adis Abeba y luego está previsto que se dirija a Egipto para participar en la cumbre árabe, que arrancó ayer en la localidad de Sharm al Sheij.

Los otros dos aviones tienen como destino Yibuti, agregó la fuente, que precisó que entre los evacuados hay extranjeros y yemeníes.

Esta salida se produce en el marco de la escalada de la violencia en Yemen, donde una coalición árabe --liderada por Arabia Saudí-- comenzó el pasado jueves a bombardear posiciones de los rebeldes hutíes.

El aeropuerto de Saná ha sido blanco de los bombardeos, el último el viernes reciente por la noche, y las autoridades han tenido que reparar tres socavones producidos por estos ataques en una pista.

Benomar ha mediado en los últimos meses en la crisis entre el presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, y el movimiento chií de los hutíes, que tomó el poder en febrero último.

El pasado día 22, el enviado especial advirtió del grave deterioro que ha sufrido la situación en el Yemen y aseguró que el conflicto podría desembocar en algo similar a lo que se vive en Irak, Siria y Libia.

Arabia Saudí evacua a 86 diplomáticos
La Marina saudí evacuó a 86 diplomáticos saudíes y extranjeros de la ciudad costera yemení de Adén, y los trasladó a la saudí de Yeda, según informaron los medios saudíes.

Los diplomáticos, procedentes de países árabes y occidentales, abandonaron anoche Adén en dos barcos y con la cobertura de aviones con una unidad de comandos, explicó una fuente militar saudí, citada por el periódico Asharq al Awsat.

La intervención de las fuerzas navales saudíes se debió a que la situación en la zona no permitía el traslado por vía aérea de los diplomáticos.

El embajador saudí en el Yemen, Mohamed al Yaber, confirmó que la evacuación se llevó a cabo con éxito y de acuerdo a un plan de la Marina saudí.

La propia televisión saudí mostró imágenes de la llegada de los diplomáticos a Yeda, el principal puerto de Arabia Saudí, en el oeste del país.

La situación en Adén es caótica ante la falta de una autoridad y en la ciudad se están produciendo saqueos en arsenales del Ejército y una cacería contra los miembros del grupo chií de los hutíes.

En Adén estableció el presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, la sede de su gobierno en febrero pasado, cuando huyó de Saná después de que los hutíes se hicieran con el poder.

Arabia Saudí encabeza una coalición árabe, integrada por Emiratos, Kuwait, Bahréin, Egipto, entre otros, que comenzó el jueves pasado a bombardear posiciones de los hutíes en Yemen.

Hadi sale de Egipto hacia Arabia Saudí

VIAJE• El presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, abandonó ayer Egipto con destino a Riad en el mismo avión que el rey saudí, Salman bin Abdulaziz, y no tiene intención, por el momento, de regresar a Yemen.

Una fuente yemení cercana al mandatario explicó a Efe que Hadi se marchó de la cumbre árabe de Sharm al Sheij para “seguir la evolución de la situación sobre el terreno”.

El expresidente yemení Ali Abdalá Saleh se habría dirigido al sur del país, que era el feudo de Hadi, destacó la misma fuente.

Sin embargo, el portavoz del expresidente Ahmed al Sufi indicó a Efe que Saleh sigue en Saná y que, aunque “le hubiera gustado viajar al sur como a cualquier ciudadano yemení”, no puede debido a los bombardeos.

Saleh, a quien se acusa de respaldar a los rebeldes hutíes, instó el viernes reciente a la declaración de un alto el fuego en Yemen, el cese de los bombardeos y el retorno al diálogo.

Por su parte, Hadi pidió durante su discurso en la cumbre que continúe la operación militar árabe --liderada por Arabia Saudí-- en su país hasta que los rebeldes hutíes “se rindan”.