•   Sharm al Sheij, Egipto  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ministro yemení de Asuntos Exteriores, Riad Yasin, acusó ayer a la Guardia Revolucionaria iraní de apoyar a los rebeldes hutíes en el Yemen y consideró que es “inevitable” una operación terrestre contra este grupo chií.

En una entrevista concedida a Efe, el encargado de Exteriores del gobierno de Hadi insistió en que tienen pruebas de la ayuda prestada por Irán sobre el terreno al movimiento chií.

Explicó además que el papel de la Guardia Revolucionaria iraní en el Yemen es “grande” desde hace varios años y “se duplicó de manera constante últimamente”.

Añadió que fueron los pilotos iraníes quienes condujeron los cazas que bombardearon este mes el palacio presidencial en la ciudad meridional de Adén, donde estaba basado el presidente Abdo Rabu Mansur Hadi antes de huir esta semana a Arabia Saudí.

También, mantuvo que los agentes iraníes de la Guardia Revolucionaria condujeran los vehículos militares que consiguieron los hutíes de los cuarteles, o los aparatos militares que les dio el expresidente Ali Abdalá Saleh.

Intervención terrestre
Asimismo, reveló que los expertos en los sistemas de misiles balísticos y de tipo Scud, que se encuentran bajo el control de los hutíes y que estaban dirigidos hacia Adén y el resto de las ciudades --así como hacia el territorio saudí--, estaban bajo la supervisión de iraníes.

Ayer, durante su intervención en la cumbre de la Liga Árabe, celebrada en la localidad egipcia de Sharm al Sheij, Hadi afirmó que los rebeldes chiíes “conspiran con Irán contra la unidad del Yemen” y provocan “discordias sectarias y regionales”.

Por otra parte, Yasin estimó que una intervención militar terrestre en su país es “inevitable” para acabar con “el caos” que propagan los rebeldes hutíes y los seguidores del expresidente.

“La intervención terrestre es inevitable porque los hutíes y Saleh están intentando propagar el caos sobre el terreno y provocar una guerra callejera contra los inocentes”, indicó.

Agregó que los hutíes y las fuerzas del exmandatario lanzan misiles terrestres contra la población civil que se opone a sus prácticas al paso de los cazas de la coalición árabe, que ataca posiciones del movimiento chií para “dar la impresión de que los bombardeos fueron desde el aire”. Una coalición de países árabes --integrada por Arabia Saudí, Kuwait, Catar, Emiratos, Baréin, Egipto, Jordania, Marruecos y Sudán-- bombardea desde el pasado jueves posiciones de los hutíes en el Yemen para frenar su avance en su lucha contra las fuerzas leales al presidente Hadi.