•   Lausana,Suiza  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cerca de cumplirse el plazo para alcanzar un acuerdo preliminar sobre el programa nuclear de Teherán, los representantes de las seis potencias del grupo 5+1 e Irán han prolongado sus conversaciones, con el fin de lograr su objetivo antes de este martes a medianoche.

En la jornada, los ministros de Relaciones Exteriores de Irán y las seis potencias del grupo se sentaron en la misma mesa en Lausana para acabar con los últimos obstáculos para un acuerdo político, que sea “factible”.

“Aún hay asuntos difíciles. Estamos trabajando muy duramente para resolverlos. Vamos a trabajar hasta tarde y obviamente, mañana (hoy)”, dijo John Kerry, secretario de Estado de los Estados Unidos, a la cadena CNN en Lausana, añadiendo que “todo el mundo sabe lo que significa mañana (hoy)”, cuando la fecha límite para llegar a un acuerdo expira a medianoche del 31 de marzo.

La reunión, la primera en que se encontraban los jefes de la diplomacia de las seis grandes potencias (Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia y China) desde el pasado noviembre, duró un poco más de una hora.

Ayer todavía quedaban varios escollos por resolver, avisaron diplomáticos occidentales.

“Ya es hora de tomar decisiones” para lograr un acuerdo, estimó por su parte la portavoz del departamento de Estado norteamericana, Marie Harf, matizando que Washington no se precipitaría “para concluir un mal acuerdo”.

Al final del encuentro, el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, anunció que abandonaba Lausana por unos compromisos previstos en Moscú y su portavoz dijo que regresaría hoy “si existe una posibilidad real de acuerdo”.

El objetivo de las negociaciones es alcanzar un acuerdo político sobre el programa nuclear iraní, que permitiría a continuación negociar hasta el 30 de junio un acuerdo definitivo con todos los detalles técnicos.

Los diplomáticos buscan llegar a un acuerdo por el cual Irán garantice sin la menor sombra de duda la naturaleza civil de su programa nuclear, a cambio de un levantamiento de las sanciones internacionales que asfixian su economía desde hace años.

“No tenemos ni idea de lo que pasará si no lo logramos. Deberemos darnos cuenta de dónde estamos precisamente y decidir qué ocurrirá a continuación”. Las opciones de llegar a un acuerdo son de un “50-50” por ciento, añadió Harf.