•   Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La ONU retiró de Yemen a todo su personal extranjero e instaló a su emisario Jamal Benomar en Jordania, indicó el martes un portavoz de la organización.

Según esta fuente, los últimos trece empleados extranjeros de Naciones Unidas presentes abandonaron Yemen, país en donde Arabia Saudita lleva a cabo desde hace seis días ataques aéreos contra los rebeldes chiitas hutíes y sus aliados.

Cerca de 200 empleados de la ONU, entre ellos Benomar, abandonaron el territorio en conflicto el fin de semana pasado.

De ahora en adelante, la organización se apoyará en "varios cientos" de empleados locales para mantener su presencia en el país. El personal extranjero regresará "cuando las circunstancias lo permitan".

El alto comisario de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Husein, declaró el martes que teme un "colapso total" de Yemen.

Desde el 27 de marzo, al menos 93 civiles han muerto y 364 resultado heridos en Saná, Dhale, Hudayda y Lahj, según el alto comisionado.

En las últimas semanas, milicias chiitas, respaldadas por Irán, conquistaron varias regiones de Yemen y pusieron en jaque al gobierno de Abd Rabo Mansur Hadi, que huyó a Arabia Saudita.

Nueve países árabes liderados por Arabia Saudita iniciaron el jueves una serie de bombardeos contra estos rebeldes.