Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

SANTO DOMINGO / AFP
La tormenta tropical Olga, un fenómeno poco común en diciembre en la zona, provocó la muerte de al menos 14 personas y graves inundaciones en el Caribe, sobre todo en República Dominicana y Haití, informaron autoridades locales.

En República Dominicana, al menos 11 personas han fallecido por las lluvias y el desagüe de una presa en Santiago --155 km al noroeste de Santo Domingo--, informó este miércoles el Centro de Operaciones de Emergencias de República Dominicana.

En Santiago, la zona más castigada, “murieron diez personas y unas 2,000 fueron evacuadas de carácter preventivo”, mientras que el otro fallecido se registró en otra región del país, informó en rueda de prensa Juan Manuel Méndez, director de este organismo.

El total de personas desplazadas es de 34,480, de las cuales 30,753 se refugiaron en casas de familiares y amigos, y el resto en sitios oficiales.

El Centro de Operaciones también reportó una decena de comunidades incomunicadas en todo el país, pero la situación se torna extrema en Santiago, considerada la segunda ciudad más importante, y donde también se habían evacuado de manera preventiva unas 2,000 personas.

Por su parte, el senador de la provincia, Francisco Domínguez Brito, expresó “temores de que en determinadas áreas alguna gente no haya salido”.

“Ojalá no tengamos muchas pérdidas de vidas humanas, pero indudablemente que hay una situación muy difícil”, dijo.

El fenómeno empeora la situación de República Dominicana, castigada por huracán Noel hace seis semanas, que dejó un saldo de más de 100 muertos y desaparecidos.

En Haití, país que comparte con República Dominicana la isla de La Hispaniola, la tormenta tropical dejó dos muertos, según protección civil.

La tempestad golpeó los departamentos del norte y noreste del país, donde destruyó casas y arrancó árboles, precisó la directora de la protección civil, Alta Jean-Baptiste.

En Puerto Rico, un conductor de un automóvil murió bajo un derrumbe de tierra provocado por el fuerte viento y las lluvias en la ciudad de Dajaos, al sur de la capital San Juan.

Olga azota el Caribe luego de que finalizara oficialmente la temporada ciclónica, que concluye en el Atlántico Norte, en principio, a fines de noviembre.

Según el Centro Nacional de Huracanes estadounidense, con sede en Miami, la tormenta se ubica a 100 km al norte de Jamaica, sus vientos son de 55 km por hora, con ráfagas de mayor fuerza, y se desplaza hacia el oeste, tendencia que se espera continúe en las próximas 24 horas.

Mientras, la Oficina Nacional de Meteorología dominicana advirtió que las lluvias continuarán en el país.

“Los núcleos nubosos activos continuarán generando lluvias intensas de manera aislada sobre la región oriental, la porción noreste, la zona central, la cordillera central y el Valle del Cibao (norte)”, indicó.

Los niveles de lluvia en las próximas 24 horas pueden ser de 100 a 150 mm, y persiste el temor por los desbordamientos de ríos, arroyos y cañadas y los deslizamientos de tierra. La alerta roja se mantiene en casi todo el país.

Con el fin de comprobar la magnitud de los daños, el presidente Leonel Fernández anunció que se trasladaría a Santiago.

Según la Comisión Nacional de Emergencias, en todo el país hay casi 5,000 viviendas afectadas, muchas de ellas destrozadas totalmente.

Aunque la mayor atención recae sobre la provincia norteña, las aguas de Olga afectaron a todo el territorio nacional.