•   Alemania  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La mayoría de pilotos que sufren depresión lo ocultan a su compañía o a las autoridades aéreas, según un estudio difundido por el diario Bild en relación a Andreas Lubitz, quien presuntamente estrelló de modo deliberado el Airbus de Germanwings con 150 personas a bordo, el pasado 24 de marzo.

Un análisis del director del departamento de medicina de la Organización Civil Internacional de la Aviación (ICAO, en inglés), Anthony Evans, datado en noviembre de 2013 y citado por ese medio, reflejaba la existencia de serios déficits en el seguimiento de la salud mental de los pilotos.

Aproximadamente un 60% de los pilotos que sufren algún tipo de depresión deciden seguir volando sin comunicarlo a los estamentos correspondientes, concluía ese estudio, basado en un total de 1,200 casos de profesionales del sector con ese diagnóstico.

Un 15% de ellos decide tratarse en secreto, con medicamentos que consiguen por sus propios medios, y apenas un 25% declara a su empleador que sigue tales terapias.

La aerolínea alemana Lufthansa no informó en 2009 a las autoridades del tráfico aéreo de los trastornos psíquicos que padeció Andreas Lubitz, de acuerdo al diario Die Welt.