AFP
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los talibanes prometen a Estados Unidos una derrota tan aplastante en Afganistán como la propinada a los soviéticos en los años 80, al día siguiente del anuncio estadounidense de que enviará hasta 30.000 soldados más a ese país.

"Cada día los estadounidenses cambian su discurso para disimular su derrota. Ahora quieren enviar a Afganistán la misma cantidad de tropas que los soviéticos en los años 80", estimó Yusuf Ahmadi, desde Kandahar, al sur de Afganistán.

En diciembre de 1979, la Unión Soviética invadió Afganistán, país que abandonó 15 años después sin haber logrado vencer la resistencia de los combatientes afganos, pese a un importante despliegue militar.

Se duplica el contingente estadounidense
El envío de las tropas suplementarias estadounidenses está destinado a contrarrestar una insurrección que cada día gana más terreno. Con ese incremento, se duplicaría el contingente estadounidense presente en la actualidad en Afganistán, donde Estados Unidos cuenta con entre 30.000 y 35.000 efectivos.

Sumados a los 35.000 soldados de otros países desplegados en el marco de la Fuerza Internacional para Asistencia a la Seguridad (ISAF), dependiente de la Organización del Tratado del Atlántico norte (OTAN), las tropas extranjeras en Afganistán están cerca de los 100.000 efectivos. Cifra comparable a la de los soldados soviéticos desplegados en el mismo terreno en los años 80.

Al ser más numerosos, los estadounidenses "serán objetivos más fáciles", amenazó Ahmadi, al estimar que la "extraña" decisión de Estados Unidos de enviar refuerzos muestra las tácticas dilatorias del país frente a una lucha que se le escapa de las manos. "La situación, el clima y la geografía de Afganistán" son los factores en los que se basan los talibanes para confiar en derrotar a las tropas extranjeras.

Talibanes expulsados
En los últimos dos años se incrementó la violencia de los insurgentes afganos, entre éstos los talibanes, expulsados del poder en Kabul en noviembre de 2001 por una coalición liderada por Estados Unidos. En Afganistán están desplegados 70.000 soldados extranjeros, la mitad de ellos estadounidenses.

Las autoridades afganas recibieron con satisfacción el anuncio estadounidense. El portavoz de la cancillería afgana, Sultan Ahmad Baheen, dio la "bienvenida" al aumento de tropas, aunque pidió que las tropas sean desplegadas "en los lugares donde se necesita" como la provincia sureña de Helmand o a lo largo de la frontera oriental.

El anuncio estadounidense se produjo un mes antes de la investidura del presidente electo Barack Obama, que se comprometió a retirar las tropas norteamericanas de Irak y llevar una parte a Afganistán, al que, junto con Pakistán, considera "frente central" de la guerra contra el terrorismo.

Estados Unidos suministra además a Afganistán una importante ayuda financiera. Un tercio de los 15.000 millones de dólares de ayuda al desarrollo que recibió Afganistán desde la expulsión del poder de los talibanes, a fines de 2001, proviene de Washington.