Agencias
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las autoridades iraníes allanaron y cerraron  la oficina de un Centro de Derechos Humanos dirigido por la ganadora del premio Nobel de la Paz, Shirin Ebadi, mientras el grupo se disponía a premiar a un activista político que pasó 17 años en prisión en la república islámica.

Las autoridades iraníes prohibieron el año pasado la apertura del Cnetro para la Protección de Derechos Humanos pero la organización había continuado operando desde una oficina en el norte de Teherán, la capital iraní.

La importante defensora de los derechos humanos dijo que su grupo continuaría con su trabajo pese a la incursión de su local. "El cierre de nuestras oficinas no nos harán detener nuestras actividades de derechos humanos. Nos volveremos a reunir en otro lugar y continuaremos el respaldo a los derechos de activistas y presos políticos", manifestó Ebadi.

El gobierno prohibe visita de la ONU
Ebadi indicó que recientes denuncias de su grupo sobre supuesta violación de los derechos humanos por parte del goierno iraní pudo haber provocado la medida represiva. Agregó que el gobierno no ha permitido que los representantes de los derechos humanos de Naciones Unidas visiten Irán. No obstante, agregó que los representantes han visto los reportes del grupo y que condenan lo que han calificado como graves violaciones de los derechos humanos.

En un informe anual en mayo, el grupo de Ebadi dijo que "la libertad de expresión y la libertad de circular información han declinado aún más" desde que el presidente Mahmud Ahmadineyad, de línea dura, ascendió al poder en 2005.

El trabajo de su grupo incluye campañas para reformas judiciales a fin de que se prohiba la lapidación y que se cercene las extremidades a los delincuentes hallados culpables. Asimismo ha hecho campaña para que no se ordene la ejecución de delincuentes juveniles.

Ebadi señaló que el edificio que las autoridades clausuraron el domingo fue comprado con el dinero que recibió del premio Nobel de la Paz en 2003. Ebadi, una abogada y defensora de los derechos humanos y la democracia, ganó el galardón por sus esfuerzos para fomentar los derechos de las mujeres y la niñez de Irán y el mundo entero. Es la primera iraní y mujer musulmana en ganar el premio.