•  |
  •  |

El “mapa” de la VII Cumbre de las Américas, que se celebrará en Panamá el viernes y sábado de esta semana, sigue llenándose con nuevas confirmaciones de participantes y adelantos de algunas de las propuestas que se plantearán en sus numerosos foros, en los que la situación en Venezuela y el deshielo de las relaciones cubano-estadounidenses después de más de 50 años de enemistad van a ocupar un lugar destacado.

Poco a poco, los mandatarios del continente van confirmando su participación en el evento que contará con la participación de Cuba, tras décadas de aislamiento, pero también han anunciado su asistencia las esposas de Leopoldo López y Antonio Ledezma, los dos líderes opositores presos en Venezuela.

Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, y Mitzy Capriles, de Antonio Ledezma, participarán en el Foro de Sociedad Civil y Actores Sociales, uno de los que precederán a la Cumbre presidencial.

Ambas han recorrido el mundo para denunciar la situación de sus respectivos cónyuges y recabar apoyo para lograr su liberación.

La situación de los derechos humanos en Venezuela y el enfrentamiento entre el Gobierno de ese país y el de Estados Unidos, que ha impuesto sanciones a varios funcionarios venezolanos y considera un riesgo para la seguridad estadounidense lo que sucede en el país caribeño, es uno de los dos asuntos que, sin estar en la agenda de la cumbre continental, concita la mayor atención.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró que se está preparando para denunciar al gobierno estadounidense en todos los escenarios diplomáticos y políticos, para llevar lo que llamó “la verdad de Venezuela”.

DIVISIÓN
Diecinueve exmandatarios iberoamericanos van a denunciar en la Cumbre lo que califican como una “alteración democrática” en Venezuela, según informó desde Madrid la fundación Faes, presidida por el exjefe del gobierno español José María Aznar.

En la llamada Declaración de Panamá, que será presentada el día 9, se insta a los gobernantes americanos a aunar esfuerzos para construir una “alternativa” a la crisis venezolana y se pide la puesta en libertad de los “presos políticos” y restablecer las condiciones para el ejercicio de los derechos fundamentales.

Pero en Panamá también se escucharán voces en apoyo a Maduro, y su gobierno, y no exclusivamente de los otros miembros de la Alianza Bolivariana (ALBA).

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien propondrá durante la Cumbre la creación de un sistema de educación interamericano como herramienta para superar la pobreza, consideró ayer “contraproducentes” las sanciones impuestas por Estados Unidos a Venezuela y al mismo tiempo manifestó su esperanza en que en Panamá se produzca “una distensión” entre los dos países.