•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Más de 1.000 millones de personas salieron de la extrema pobreza en los últimos 25 años, aunque todavía hay cerca de otros mil millones que viven con menos de 1,25 dólares al día, destacó hoy el presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim.

"La buena noticia es que hemos hecho un progreso sustancial", afirmó Kim en un discurso en el Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS), que sirve de antesala a las asambleas del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el BM de la próxima semana en Washington.

Actualmente el 12 % de la población mundial, menos de mil millones de personas, vive bajo el umbral de la pobreza, con menos de 1,25 dólares al día, frente al 36 % (2.000 millones de personas) que había en 1990.

"En los últimos 25 años, hemos pasado de casi 2.000 millones de personas viviendo en extrema pobreza a algo menos de 1.000 millones", destacó Kim, que reiteró el objetivo de la institución de erradicar la pobreza para 2030.

El presidente de la principal institución de desarrollo global se mostró convencido de que es "posible" acabar con la pobreza y anunció que la estrategia del BM para acabar con ella se reduce en tres palabras: "crecimiento, inversión y garantías".

"La economía necesita crecer más rápido y de una forma más sostenible", afirmó Kim, que invitó a los países a priorizar los sectores económicos que aumentan los ingresos de los más pobres, mientras mantienen una cifra baja de inflación y "manejables" niveles de deuda.

Además, Kim adelantó que la semana que viene la Asamblea de Primavera de su organismo y del FMI acogerá una discusión sobre el desarrollo de un sistema alimentario más sólido, que "aumente los ingresos de los más pobres, promueva una adecuada nutrición y combata el cambio climático".

El presidente del BM también puso el acento en la necesidad de invertir en salud y educación, así como en establecer estándares claros de aprendizaje.

En este sentido, destacó que más del 50 % de los jóvenes de Kenia que han estudiado seis años al acabar sus estudios no puede leer una frase, mientras que el 70 % de los niños que completan la escuela primaria en Mozambique no puede desarrollar habilidades básicas de aritmética.

"Somos la primera generación de la Historia que puede acabar con la extrema pobreza. Ese es nuestro gran desafío y nuestra gran oportunidad", concluyó Kim, estadounidense de origen surcoreano elegido para presidir la principal entidad de desarrollo mundial en julio de 2012.