•  |
  •  |
  • END

Los talibanes prometieron el domingo a Estados Unidos una derrota tan aplastante en Afganistán como la propinada a los soviéticos en los años 80, un día después del anuncio estadounidense de que enviará hasta 30,000 soldados más a ese país antes del próximo verano boreal.

“Cada día (los estadounidenses) cambian su discurso para disimular su derrota. Ahora quieren enviar a Afganistán la misma cantidad de tropas que los soviéticos en los años 80”, estimó Yusuf Ahmadi, contactado por teléfono desde Kandahar (sur de Afganistán).

“Los soviéticos habían enviado la misma cantidad de soldados para ocupar Afganistán, pero sufrieron una fuerte derrota. Y cuando los estadounidenses aumenten la cantidad de tropas a ese nivel, sufrirán también una aplastante derrota”, añadió.

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas estadounidenses, el almirante Michael Mullen, anunció el sábado en Kabul que su país enviará entre 20,000 y 30,000 militares a Afganistán antes del verano boreal de 2009.

El gobierno afgano, por su parte, se congratuló el domingo por ese envío, y pidió que las tropas suplementarias sean desplegadas en el sur y en la frontera con Pakistán, principales focos de la insurrección.

“Aprobamos el aumento del número de tropas estadounidenses en Afganistán”, dijo a la AFP el portavoz del Ministerio del Interior, Sultan Ahmad Baheen, al precisar que Kabul tiene dos “demandas”: que se envíen al sur y a la frontera oriental y que sirvan para intensificar “el entrenamiento y equipamiento de las fuerzas afganas”.

Por su parte, el embajador estadounidense ante la ONU, Zalmay Khalilzad, se refirió el domingo por la noche en una entrevista con la cadena CNN a una posible negociación con los talibanes moderados, señalando que su país y el gobierno afgano pueden realizarla, pero sólo si están en situación de ventaja.

En diciembre de 1979, la Unión Soviética invadió Afganistán, país que abandonó 15 años después sin haber logrado vencer la resistencia de los muyahidines (combatientes) afganos, pese a un importante despliegue militar.

El envío de las tropas suplementarias estadounidenses está destinado a contrarrestar una insurrección que cada día gana más terreno. Con ese incremento, se duplicaría el contingente estadounidense presente en la actualidad en Afganistán, donde Estados Unidos cuenta ya con entre 30,000 y 35,000 efectivos.

Sumados a los 35,000 soldados de otros países desplegados en el marco de la Fuerza Internacional para Asistencia a la Seguridad (ISAF) dependiente de la Organización del Tratado del Atlántico norte (OTAN), las tropas extranjeras en Afganistán están cerca de los 100,000 efectivos.

Esa cifra sería comparable a la de los soldados soviéticos desplegados en el mismo terreno en los años 80 (entre 100,000 y 160,000, según las épocas y las estimaciones).

La masiva ocupación del territorio afgano no fue suficiente para que los soviéticos controlaran el país, que finalmente abandonaron 10 años después, destacaba el domingo el portavoz talibán.

Al ser más numerosos, los estadounidenses “serán objetivos más fáciles”, amenazó Ahmadi, al estimar que la “extraña” decisión de Estados Unidos de enviar refuerzos muestra las tácticas dilatorias de Estados Unidos frente a una lucha que se le escapa de las manos.

“La OTAN y las fuerzas de la coalición que han venido a ocupar Afganistán tendrán serios problemas” y “duras derrotas”, según el portavoz talibán.

“La situación, el clima y la geografía de Afganistán” son los factores en los que se basan los talibanes para confiar en derrotar a las tropas extranjeras.

En los últimos dos años se incrementó la violencia de los insurgentes afganos, entre éstos los talibanes, expulsados del poder en Kabul en noviembre de 2001 por una coalición liderada por Estados Unidos.

El anuncio estadounidense se produjo un mes antes de la investidura del presidente electo Barack Obama, que se comprometió a retirar las tropas norteamericanas de Irak y convertir Afganistán, junto con Pakistán, en un “frente central” de la guerra contra el terrorismo.

Estados Unidos suministra además a Afganistán una importante ayuda financiera. Un tercio de los 15,000 millones de dólares de ayuda al desarrollo que recibió Afganistán desde la expulsión del poder de los talibanes, a fines de 2001, proviene de Washington.

El aumento de tropas en Afganistán no doblegó a la rebelión afgana, liderada por los talibanes y otros grupos armados, algunos vinculados a Al Qaida.

2008 fue el peor año para las fuerzas internacionales en Afganistán, pues murieron 287 soldados extranjeros, un mil policías y militares afganos y más de 2,000 civiles.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus