•   Oaxaca, México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Unos 300 migrantes de Guatemala, Honduras y El Salvador que querían peregrinar a la capital de México para reclamar sus derechos llevaban ayer varios días resguardados en un refugio para indocumentados de Oaxaca (sur), luego de que autoridades amenazaran con detenerlos, denunció el albergue.

El jueves pasado estaba previsto que la marcha Viacrucis Migrante 2015, integrada por un grupo numeroso de centroamericanos indocumentados, saliera de la localidad de Ixtepec (Oaxaca) rumbo a Ciudad de México “para pedir al gobierno mexicano respeto a sus derechos humanos”, explicó el pasado fin de semana el sacerdote católico Alejandro Solalinde, director del albergue Hermanos en el Camino de Ixtepec y reconocido defensor de los migrantes.

Solalinde asegura que desde esa fecha el oficial Instituto Nacional de Migración (INM) lanzó un operativo en la región “para detener a migrantes que participarían en este Viacrucis” por lo que, “ante el temor de ser detenidos”, los participantes cancelaron el evento y se refugiaron en el albergue.

“El Gobierno piensa: ‘Si logramos neutralizarlo (a Solalinde), los demás aprenderán la lección’. Esta es la voz del Estado de México, cada vez más represor”, dijo en declaraciones a Efe.

El sacerdote es un activista y defensor de los derechos de los migrantes, principalmente centroamericanos, y ha denunciado que fue presionado y amenazado por grupos del crimen organizado y autoridades en el sur de México.

Aplicarán la ley

Este lunes un responsable del refugio de Ixtepec --a 740 kilómetros de Ciudad de México-- confirmó a la AFP que los migrantes permanecían en sus instalaciones mientras que el Instituto Nacional de Migración no hizo declaraciones y se remitió a un comunicado que emitió el viernes.

En ese texto, el organismo advertía sobre este caso que a “aquellos extranjeros que administrativamente se encuentren de manera irregular” en México se les “aplicará la Ley de Migración para ponerlos en inmediata comunicación con sus representaciones consulares y posteriormente otorgarles el retorno asistido a su país de origen”.

La marcha del Víacrucis, que conmemora la Pasión de Cristo, inició el 24 de marzo en el sur de México con un grupo de migrantes que cruzó indocumentadamente la frontera desde Guatemala. Un hondureño que participaba del grupo llevaba ese día una cruz de madera sobre sus hombros.

200 mil ilegales

El gobierno mexicano lanzó en julio el llamado Plan Frontera Sur para minar el tránsito de migrantes por su territorio y que implica operativos para bajar y detener a extranjeros indocumentados del tren de carga en el que se suben para viajar clandestinamente por el país, conocido como “La Bestia”, así como en hoteles y posadas donde se alojan.

Se calcula que unos 200,000 extranjeros indocumentados, la mayoría centroamericanos, ingresan cada año a México para tratar de buscar una mejor vida en Estados Unidos, en un camino plagado de amenazas de organizaciones criminales que los secuestran, extorsionan y asesinan.

Amnistía Internacional manifestó en días pasados su preocupación por la seguridad de más de 400 migrantes y sus defensores “debido al reciente bloqueo al Viacrucis Fronteras Aliadas”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus