AFP
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Una tormenta que se desató durante hora y media sobre Sao Paulo obligó a la autoridades a cerrar el principal aeropuerto local, Congonhas, y transformó a la ciudad brasileña más grande, con 18 millones de habitantes, en un verdadero caos.

Las calles están convertidas en ríos y los automóviles abandonados son arrastrados por el agua, que los cubre casi en su totalidad. La gente ha tenido que subir al techo de varios autobuses en espera de auxilio para llegar a un lugar seguro.

El Centro de Administración de Emergencias de Sao Paulo CGE, según sus siglas en portugués, informó que varias áreas de la ciudad estaban inundadas y sin energía eléctrica. En esas áreas fue declarado el estado de atención.

Tormentas superan sistema de drenaje
Sao Paulo sufre habitualmente tormentas de verano, pero la intensidad del temporal superó la capacidad del sistema de drenaje de la ciudad. "La cantidad de precipitación tiene potencial para crear pequeños ríos", informó la CGE en un comunicado.