•  |
  •  |
  • AFP

La policía sudafricana mandó este sábado refuerzos al aérea urbana de Johannesburgo tras otra noche de violencia xenófoba perpetrada por pequeños grupos en la que fueron arrestadas más de 30 personas.

"Más de 30 personas fueron arrestadas durante la noche y serán procesadas por violencia pública, robo, efracciones y destrucciones voluntarias. La situación se ha calmado pero vamos a reforzar a nuestros efectivos", dijo a la AFP Lungelo Dlamini, un portavoz de la policía provincial.

La violencia fue llevada a cabo por "pequeños grupos de entre veinte y treinta personas que aprovecharon para saquear y causar destrozos", añadió Dlamini, y explicó que algunas de las tiendas atacadas eran pequeños comercios propiedad de extranjeros.

En Alexandra, un barrio pobre del norte de la aglomeración de Johannesburgo, la policía disparó con balas de goma contra los asaltantes. En este 'township' viven unas 400.000 personas hacinadas en 7,6 kilómetros cuadrados, muchas de ellas en casas de chapa de una sola habitación.

La aglomeración de Johannesburgo es muy extensa y también hubo violencia en Thokoza, en el sureste, una ciudad de mayoría negra donde a principios de los años 1990 hubo varios enfrentamientos.

También se vieron afectados los barrios Cleveland y Jeppestown, donde se registraron enfrentamientos entre la policía y los habitantes.

Por su parte la organización African Disaspora Forum (ADF) pidió al gobierno sudafricano que proteja a los extranjeros africanos que viven en Johannesburgo y Pretoria.

"Pensamos que hay que llamar al ejército para detener estas atrocidades (...) ¿Cuántos inmigrantes tendrán que morir hasta que el gobierno sudafricano se decida a utilizar el ejército, como en 2008"? dijo el portavoz de la ADF, Jean-Pierre Lukamba, en un comunicado.

Por el momento la policía anunció la muerte de seis personas pero según la ADF murieron al menos 15 y otras 2.500 han tenido ser desplazadas desde que empezaron los disturbios este mes.

En 2008 la violencia xenófoba dejó 62 muertos, veinte de ellos sudafricanos.