•   San Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, anunció ayer sábado que creará batallones de “reacción inmediata” de la Policía y del Ejército para combatir la violencia homicida de las pandillas.

“Vamos a construir una unidad especial dentro de la Policía de reacción inmediata, vamos a agrupar a alrededor de 1,200 agentes para responder de forma inmediata en aquellos lugares que son centros de máxima peligrosidad”, declaró el mandatario durante un acto oficial celebrado en San Marcos, periferia sureste de San Salvador. Para enfrentar a las pandillas en los 50 municipios más violentos del país, Sánchez Cerén indicó además que el Ejército creará tres batallones de soldados.

“Estoy por emitir la orden para la Fuerza Armada para la creación de tres batallones de fuerzas especiales del Ejército para reaccionar (...) ante esta ola delincuencial y de violencia que existe en el país”, explicó.

Máxima seguridad
El mandatario destacó que, en la semana que finaliza, 31 cabecillas de pandillas vinculados con atentados a policías, que estaban en cárceles ordinarias, fueron trasladados al penal de máxima seguridad en Zacatecoluca, 60 km al este de San Salvador. El Gobierno además estudia una “ley de reinserción de pandillas o personas en riesgo” que no hayan cometido delitos y que deseen retirarse de las agrupaciones criminales.

En ese sentido anunció que se crearán programas especiales para “darles oportunidades” a los jóvenes.

En El Salvador, la violencia deja un promedio de 12 asesinatos diarios que las autoridades atribuyen en su mayoría a las pandillas.