•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Congreso hondureño aprobó una ley que protege a defensores de los derechos humanos, periodistas y operadores de justicia, algunos de los sectores más golpeados por la violencia que azota ese país centroamericano, informó el Poder Legislativo.

La denominada Ley de Protección de Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia, que estaba pendiente de discusión desde hace un año, fue aprobada unánimemente por los 128 diputados de siete partidos la noche del miércoles, señaló un comunicado del Congreso.

La iniciativa, que debe ser ratificada por el presidente Juan Orlando Hernández para entrar en vigor, crea un Consejo de Protección, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, con representantes de los ministerios de Seguridad, Relaciones Exteriores y Derechos Humanos, la Fiscalía, Colegio de Periodistas y Colegio de Abogados.

Según la normativa, las personas beneficiadas por la ley “que se consideren víctimas de una situación de riesgo, podrán denunciarlo ante la autoridad competente” y el Consejo de Protección se encargará de investigar el caso para determinar las medidas de protección más convenientes, incluyendo sacar del país al amenazado.

Rendición de cuentas
El gobierno de Honduras tiene que rendir cuentas en mayo próximo ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, con sede en Ginebra, que le recomendó proteger a estos grupos de personas por los crímenes de los que han sido víctimas.

Honduras figura en la lista de países violadores de los derechos humanos de este Consejo desde el golpe de Estado de junio del 2009, cuando una alianza cívico militar sacó del poder al entonces presidente Manuel Zelaya.

Según organismos de derechos humanos, 53 periodistas y comunicadores sociales han sido asesinados en Honduras desde el 2003, y desde el 2010 han matado también a 94 profesionales del Derecho, incluyendo jueces, fiscales y otros operadores de justicia, así como activistas de derechos humanos.

Más de 90% de los crímenes están en la impunidad por la incapacidad del Estado de dar respuesta a través de los organismos de investigación.

El más violento del mundo
Honduras vive una grave situación de violencia que lo mantiene con la tasa de homicidios más alta del mundo, 68 por cada 100,000 habitantes, según el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional.

Las causas del aumento de la violencia en Honduras son: el desplazamiento de las rutas de entrada de droga a Estados Unidos y  la suspensión de la ayuda policial y económica decidida por el gobierno de Barack Obama, después de la destitución, en 2009, del presidente golpista Manuel Zelaya y la existencia en el país de miles de armas de fuego sin control alguno.

Toda esta violencia tiene numerosas consecuencias que afectan, también, a lugares como Nueva York o Chicago. Muchos centroamericanos están dispuestos a huir de sus países para sobrevivir, y su primer destino suele ser Estados Unidos. Los gobiernos locales necesitan fondos para combatir la delincuencia y llegan a recurrir a sus militares... En cuanto a la pobreza, es el principal freno para las inversiones extranjeras. El Banco Mundial ha estimado que una reducción del 10% en la tasa de homicidios podría impulsar un crecimiento del ingreso anual per cápita del 1% en El Salvador y del 0.7% en Guatemala y Honduras.

Muy distinta es la situación en la pacífica, democrática y desmilitarizada Costa Rica, situada también en Centroamérica. Un remanso de prosperidad.

El caos hondureño es un claro ejemplo de en qué puede convertirse un país cuando su sociedad es indulgente con la delincuencia y, además, no encuentra ayuda internacional.