•  |
  •  |

Varios miles de personas se manifestaron ayer en Seúl contra el gobierno surcoreano por su gestión del naufragio del ferri “Sewol”, en una protesta que provocó enfrentamientos con la Policía y causó al menos una decena de heridos.

En la marcha, convocada dos días después del primer aniversario de la mayor tragedia en décadas en Corea del Sur, participaron unas 8,000 personas, según los organizadores, mientras que las autoridades surcoreanas cifraron la participación en 3,000 personas.

Los manifestantes iniciaron la marcha en la simbólica plaza de Gwanghwamun, donde desde hace meses se hallan concentrados familiares de víctimas para pedir justicia, y trataron de acercarse hasta la Casa Azul, la oficina y residencia de la presidenta surcoreana, Park Geun-hye.

La Policía trató de frenar el avance de los manifestantes con cañones de agua y gas lacrimógeno, según informó la televisión surcoreana YTN.

Al menos una decena de personas resultaron heridas durante estos enfrentamientos, entre ellas la madre de una de las víctimas del “Sewol”, mientras que las autoridades detuvieron a un centenar de manifestantes hasta que la marcha se disolvió, según el mismo medio.

La protesta ha tenido lugar mientras la presidenta surcoreana se encuentra de gira en América Latina, un viaje que ha generado cierto descontento en Corea del Sur al producirse solo dos días después del primer aniversario de la catástrofe, que causó una profunda conmoción en el país.

Encontrar desaparecidos
Park y su gobierno recibieron duras críticas por la gestión del accidente marítimo, que dejó 304 muertos el 16 de abril del año pasado, la mayoría de ellos adolescentes de un instituto de bachillerato de Ansan, en el sur de Seúl.

Durante su discurso en un acto en recuerdo a las víctimas celebrado el jueves, Park prometió reflotar el barco cuanto antes y hallar los nueve cuerpos todavía desaparecidos, lo que no fue suficiente para unas familias que acusan al Gobierno de incumplir sus promesas y obstaculizar la investigación sobre el suceso.

“Pondré en marcha todas las medidas necesarias para recuperar el barco lo antes posible”, aseguró la presidenta surcoreana durante el acto conmemorativo del primer aniversario del hundimiento del ferri.

La presidenta surcoreana partió ese mismo día de Seúl rumbo a Bogotá, la primera escala de una gira latinoamericana de doce días, en la que se reunirá con los jefes de Estado de Colombia, Perú, Chile y Brasil.