•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La menor mexicana Alondra Luna, enviada a EE.UU. la pasada semana en virtud de un fallo judicial que consideró que había sido sustraída ilegalmente de su familia residente en ese país, fue repatriada hoy después de que las pruebas de ADN resultaran negativas para la madre que reclamó a la niña.

"Los resultados de la prueba practicada el lunes 20 de abril resultaron negativos respecto de la madre que solicitó la restitución, por lo que de manera inmediata se procedió a operar la repatriación de la menor", dijo la cancillería mexicana en un comunicado.

La adolescente, oriunda del estado central de Guanajuato, "arribará a nuestro país en las próximas horas, acompañada de personal consular", apuntó la cancillería mexicana.

La fiscalía mexicana informó el lunes que la menor había sido enviada a Estados Unidos el 17 de abril en cumplimiento de una orden judicial.

Precisó que los agentes de dicha institución "recuperaron" a la adolescente cuando se encontraba en la escuela en la que estudiaba, una escena que fue grabada y divulgada en medios locales y suscitó gran polémica en el país.

En declaraciones a Imagen Radio, la madre de Alondra, Susana Núñez, confirmó que "tras darse el resultado (de las pruebas de ADN)", su hija ya regresaba al país en un vuelo de las 7.00 hora local (12.00 GMT).

Además, anunció que luego de lo ocurrido "tomarían cartas en el asunto", por lo que no descartó tomar medidas legales.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) explicó que en el marco de la Convención de La Haya sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores, en 2007 recibió la solicitud de retorno de una menor que fue sustraída de EE.UU. por su padre.

En ese momento, la información disponible apuntaba a que la niña podría encontrarse en Tacatzcuaro, en el occidental estado Michoacán, por lo que el expediente fue remitido al Tribunal Superior de esta federación, añadió.

En marzo de 2015, la autoridad central estadounidense informó que la madre había viajado a Guanajuato y había identificado a la menor, lo que confirmaba que se trataba de su hija, a la que había buscado por ocho años.

Dentro de la información proporcionada, se dieron datos del nombre con el que se habría registrado a la menor en México y sus señas particulares.

Derivado de ello y en acatamiento a los estándares internacionales fijados en materia de restitución internacional, la juez de la causa pidió la intervención de la Interpol para que presentara a la menor y, en audiencia ante el juzgado, se determinara su identidad y la procedencia de su restitución a EE.UU.

El 17 de abril se llevó a cabo la audiencia respectiva y se ordenó la restitución de la menor a su lugar de residencia habitual, sin embargo, familiares de la menor expresaron que se trataba de una niña distinta y solicitaron la intervención de diversas autoridades para aclarar la situación.

En el caso de la menor en cuestión y ante la controversia suscitada respecto de su identidad, la cancillería dijo que activó los protocolos de rigor y solicitó la intervención de los consulados de México en Laredo y Houston, así como de la autoridad central estadounidense y el Centro para Niños Desaparecidos y Explotados.

El fin era garantizar el bienestar de la menor, facilitar la comunicación telefónica con los familiares en México y realizar pruebas de ADN para comprobar que se trataba de la niña sustraída, precisó la SRE.

Tras los exámenes, se comprobó que Alondra no era la menor reclamada por la madre desde Texas y por este motivo será regresada a México.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus