•   Bruselas  |
  •  |
  •  |

Los líderes europeos se reúnen hoy en una cumbre extraordinaria en Bruselas para evaluar la posibilidad de una operación militar contra los traficantes de personas, cuando empiezan a conocerse desgarradores detalles sobre el naufragio más reciente en el mar Mediterráneo, en el que murieron más de 800 personas.

Según un proyecto de declaración, los países podrían lanzar un operativo para “identificar, capturar y destruir los barcos antes de que sean utilizados por los traficantes”.

La conmoción que desató la muerte de 800 personas frente a las costas de Libia, el fin de semana, centrará la cumbre extraordinaria de la Unión Europea (UE), en la que se abordarán las distintas propuestas, incluyendo una propuesta del gobierno italiano, de llevar a cabo “intervenciones específicas” contra los traficantes de personas en Libia.

Desde Libia, un país sumido en el caos desde la caída en 2011 de Muamar Gadafi, con dos gobiernos que se disputan el poder, embarcan muchos migrantes, incluyendo a desplazados por conflictos armados que buscan asilo en Europa.

“No se puede ser serio (respecto a este problema) sin tomar en cuenta la demanda” de Italia, afirmó un alto funcionario europeo.
Si la propuesta es aceptada, la organización de esta operación militar europea sería una primicia en la lucha contra la migración clandestina.

SEÑALAN IRRESPONSABILIDAD
Cuatro de los 28 supervivientes, del naufragio del domingo, aseguraron ayer a la prensa italiana que el traficante que gobernaba el barco en el cual viajaban “bebía vino, fumaba hachís” y abandonó el timón para confundirse entre inmigrantes.

Los dos traficantes son Mohammed Alì Malek, de 27 años y nacionalidad tunecina, quien presuntamente llevaba el timón de la embarcación, y su asistente sirio de 25 años, Mahmud Bikhit y ambos han sido detenidos.

Mahmud se ha limitado a culpar a Alí Malek como “responsable” de los hechos, pero este ha asegurado ser inocente.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus