•  |
  •  |
  • AFP

La muerte de los rehenes de Al Qaeda Warren Weinstein, de Estados Unidos, y Giovanni Lo Porto, de Italia, ocurrida en una operación antiterrorista norteamericana en la frontera afgano-paquistaní en enero, fue anunciada ayer por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien asumió “total responsabilidad” por el error cometido.

En ese operativo, llevado a cabo en enero contra una base de Al Qaeda en la frontera entre Afganistán y Pakistán, también se produjo la muerte de Ahmed Faruq, un estadounidense dirigente de la red yihadista, informó la Casa Blanca.

Obama añadió que comunicó personalmente al primer ministro italiano, Matteo Renzi, detalles de lo ocurrido.

Poco más tarde, un vocero de la Casa Blanca informó que el Gobierno pagará compensaciones a las familias. Ambos rehenes eran trabajadores humanitarios.

Weinstein, de 73 años, fue secuestrado por Al Qaeda en agosto de 2011 en la ciudad paquistaní de Lahore. La Porto, de 39 años, había desaparecido en 2012 en Pakistán.

REGRESA ALONDRA
Por otra parte, Alondra Luna, la niña mexicana de 14 años que fue llevada por error a Estados Unidos, regresó el miércoles con su familia en Guanajuato, tras seis días de separación.

El caso de Alondra estremeció a México luego de que se difundiera en redes sociales un video del 16 de abril, que muestra a la niña gritando mientras agentes de la Policía Federal la fuerzan a salir de su escuela y abordar una patrulla.

La menor fue enviada a Estados Unidos ante la denuncia de una mujer en Texas que aseguraba ser su madre biológica, pero las pruebas genéticas realizadas el lunes demostraron lo contrario.