AFP
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Un grupo de militares intentaban dar un golpe de Estado en Guniea, pocas horas después del anunciado fallecimiento por enfermedad del presidente, el general Lansana Conté, en el poder desde 1984 en este país de Africa occidental.

"A partir de hoy se suspende la Constitución, así como toda actividad política y sindical", anunció el capitán Musa Dadis Camara en un mensaje de marcado carácter social y económico que atribuye al régimen la "la profunda desesperanza de la población".

"El gobierno y las instituciones republicanas han sido disueltos", agregó el portavoz de los golpistas que, según fuentes castrenses leales al gobierno, no logran ponerse de acuerdo sobre la elección de un jefe. No obstante, en declaraciones a Radio Francia Internacional, el primer ministro guineano, Ahmed Tidiane Souaré, aseguró que el gobierno "no estaba disuelto.

Prohiben reuniones
En un comunicado, los militares golpistas, agrupados en un "Consejo Nacional para la Democracia y el Desarrollo", pidieron a los "miembros del gobierno" y a los altos mandos del ejército que acudan al principal campamento militar del país, en la capital, Conakry, "para garantizar su seguridad". E instaron a la población a quedarse en casa y evitar el vandalismo. Además declararon que las reuniones quedaban prohibidas formalmente.

El presidente del Parlamento guineano, Aboubacar Somparé, atribuyó el intento de golpe de Estado a una "minoría de soldados y oficiales". "La gran mayoría sigue siendo leal", afirmó en una entrevista con el canal francés France 24.

UE pide celebrar elecciones
La Unión Africana (UA) pide "una transición constitucional, pacífica y consensuada, respetando el orden democrático", dijo el comisario de Paz y Seguridad de la organización, Ramtan Lamamra. La Unión Europea también condenó el intento de golpe de Estado y pidió la celebración de elecciones lo antes posible.

El presidente Conté había llegado al poder mediante un golpe de Estado militar en abril de 1984, una semana después de la muerte de Ahmed Sekou Touré, que gobernaba el país desde su independencia de Francia, en 1958. En sus 24 años al frente del país, Conté se apoyó constantemente en el ejército para mantener el poder.

La declaración del portavoz de los golpistas recordó que Guinea es uno de los países más pobres del planeta. "Con los inmensos recursos naturales que tiene, podría haber sido mucho más próspera, pero la historia y los hombres han decidido otra cosa", afirmó. "Los miembros del actual gobierno son en gran parte responsables de estas crisis sociales y económicas sin precedentes, del mismo modo que las instituciones republicanas han brillado por su incapacidad a la hora de implicarse en la resolución de esta crisis", sostuvo.

Según la Carta Magna, la gestión temporal de los asuntos corrientes del país corresponde al presidente de la Asamblea Nacional, encargado de organizar una elección presidencial en un plazo de 60 días.