•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE y AFP

El tribunal constitucional de Honduras dejó abiertas las puertas a la reelección en medio de una polémica por supuestas aspiraciones del presidente Juan Orlando Hernández, seis años después de que Manuel Zelaya fuera derrocado por promover una consulta sobre esa posibilidad.

Cuatro de los cinco miembros de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) -afines a Hernández- fallaron en favor de dos recursos de inconstitucionalidad presentados por líderes del oficialista Partido Nacional (PN, derecha) contra la prohibición que regía desde 1982.

La decisión de la Sala encendió aún más la controversia que había iniciado porque los recursos fueron presentados contra un artículo considerado “pétreo” pues, según la oposición, solo puede ser reformado por una Asamblea Nacional Constituyente, no por una Sala, la CSJ o el Congreso.

Con el cambio en Honduras, la reelección presidencial sigue ganando terreno en América Latina.

El conservador Partido Liberal hondureño presentó ayer mismo una solicitud de nulidad del fallo ante el Tribunal Supremo por considerarlo un “atropello” a la Constitución.

TENDENCIAS
La mayoría de los cambios constitucionales de este siglo en la región ha tenido que ver con la reelección e incluso algunos presidentes han modificado las nuevas constituciones que ellos mismos promovieron para ampliar las posibilidades de seguir en el poder.

La polémica rodea siempre estos cambios, porque los partidos de la oposición los ven como un obstáculo en su camino hacia el poder.

A tenor del número de actuales presidentes latinoamericanos, cuyo actual mandato no es el primero, no parecen estar equivocados.

Son presidentes reelegidos Daniel Ortega (Nicaragua), Evo Morales (Bolivia), Rafael Correa (Ecuador), Raúl Castro (Cuba), Juan Manuel Santos (Colombia), Dilma Rousseff (Brasil), Cristina Fernández (Argentina), Michelle Bachelet (Chile) y Tabaré Vázquez (Uruguay).

Ortega, Morales y Correa están cada uno en su tercer mandato consecutivo, mientras que Castro, Santos, Rousseff y Fernández, llevan dos, y para Bachelet y Vázquez es su segunda presidencia, pero no consecutiva.