• |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Más de 100 personas permanecieron atrapadas, durante seis horas, en la noria (rueda chicagua) más grande del mundo, "Singapur Flyer", ubicada en Singapur, debido a un fallo eléctrico.

Un total de 173 personas se encontraron en la rueda gigante cuando se produjo un cortocircuito en los motores, dijo una portavoz de la atracción, que abrió a principios de este año. Los pasajeros de una de las cabinas pudieron bajar por sí mismos a través de un sistema de seguridad, no obstante, el resto logró salir hasta que finalmente fue restituida la energía.

Energía insuficiente
La rueda tiene una altura de 165 metros, 30 metros más que el London Eye británico. Los sistemas eléctricos no fueron suficientes para proveer de energía a todos los adornos navideños con los que cuenta la atracción.

"Me alegro de no estar ahí arriba", dijo Kimberly Ngo, una turista australiana de 20 años, que estaba a punto de subir a una de las cabinas cuando le dijeron que había "un problema en la máquina".

La rueda cuenta con 28 cabinas, del tamaño de un autobús urbano, y en cada una caben hasta 28 personas que pueden caminar por el espacio mientras está dando la vuelta. El proyecto del 'Singapur Flyer' costó aproximadamente 171 millones de dólares y fue construido por una empresa privada con el apoyo de inversores alemanes.