•   La Ensenada, Chile  |
  •  |
  •  |

Los pobladores de las zonas del sur de Chile afectadas por la erupción y las cenizas del volcán Calbuco avanzaban este domingo con ayuda del ejército en las tareas de limpieza, en medio de preocupaciones por pronósticos de lluvia y de una eventual nueva erupción.

Tapado por nubes, el volcán Calbuco seguía en tanto expulsando cenizas que se esparcían por el sur de Chile y Argentina.

Los pobladores buscaban sacar rápidamente las cenizas de techos y calles ante los pronósticos de lluvia para lunes y martes, mientras los expertos no descartan la posibilidad de una nueva erupción del macizo, tras las dos potentes erupciones registradas los pasados miércoles y jueves.

Sernageomín informó este domingo que la columna de cenizas "continúa dispersándose al noreste. Indicadores de sismicidad siguen inestables en alerta Roja".

"A nuestra casa han llegado hoy los militares y nos están ayudando en hacer una salida en caso de lluvia, que es lo primero: que no llegue el agua a nuestra casa" y transforme a las cenizas en lodo, dijo a la AFP Jaqueline Flores, habitante de Ensenada.

A los pies del Calbuco, los 1,500 habitantes del pequeño y turístico poblado que quedó sepultado bajo las cenizas, veían el avance en la limpieza, gracias al apoyo de cuadrillas del ejército.

"Todo ayuda, la llegada de los militares nos permitirá ponernos en pie lo antes posible", dijo a la AFP Sandra Ramírez, habitante de Ensenada.

Ramírez y sus vecinos regresaron al poblado en la mañana del domingo para remover cenizas, pero deben volver a evacuar dentro de unas horas, ya que la zona sigue dentro del perímetro -marcado por las autoridades tras la emergencia- de exclusión de 20 km alrededor del cráter.

Las fuerzas Armadas resguardan la zona afectada, que incluye a las ciudades de Puerto Montt y Puerto Varas -en la región de Los Lagos, unos 1,300 km al sur de Santiago- que se mantienen en alerta roja (máxima) y bajo alerta sanitaria.

- Pensando en el futuro -

El continuo tránsito de decenas de vehículos militares -que transportan efectivos para remover material volcánico de la vía de acceso al pueblo- precipita arenilla y diminutas piedras, lo que obliga a usar mascarillas que reparte el ejército, para evitar la contaminación.

Para Pedro González -trabajador de un restaurante sepultado por las cenizas- lo importante es "pensar en el futuro, esperamos que en dos meses Ensenada vuelva a la normalidad pero dependerá de si el volcán nos deja".

El sábado, el gobierno chileno confirmó que dará ayuda económica para la reconstrucción de las zonas afectadas, mientras que se intenta resguardar a unos 4.000 ovinos y bovinos y otros 350 animales que quedaron en medio de las cenizas en Ensenada.

Productores rurales de ese pueblo también recibirán ayuda para enfrentar las cuantiosas pérdidas que provoca el Calbuco con su emisión de cenizas y material volcánico, en una región que basa sus ingresos en el agro y el turismo.

- Un mar de cenizas -

El Calbuco, que ya ha emitido 210 millones de metros cúbicos de cenizas, quedó en los registros históricos del Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile como el quinto volcán con mayor emisión de cenizas.

El polvillo complicó desde el jueves el tránsito aéreo internacional del Cono Sur, provocando demoras y retrasos en varios vuelos internacionales desde y hacia Chile, Argentina y hasta en Uruguay.

Asimismo, en Bariloche (sur de Argentina) este domingo salieron y arribaron algunos vuelos, pero en la tarde se cancelaron partidas y arribos.

Pasado el mediodía la Dirección Meteorológica de Chile informó a través de su cuenta en Twitter que las cenizas volcánicas llegaron a Santiago "sobre los 7.5 km de altura".

Asimismo, alertó que "se espera que las cenizas volcánicas se mantengan en constante desplazamiento al noreste en dirección del territorio argentino".