• |
  • |
  • END

SAN SALVADOR / AFP
El Presidente de El Salvador, Elías Antonio Saca, anunció ayer martes que los 200 militares salvadoreños destacados en Irak abandonarán ese país el próximo 31 de diciembre.

"Tomando en cuenta que no hay o no existe hasta el momento ninguna resolución de Naciones Unidas, el Gobierno de El Salvador y la presidencia de la República han decidido dar por terminada nuestra presencia en Irak", declaró el mandatario en rueda de prensa.

El país centroamericano, el único de América Latina que mantiene tropas en Irak, ha enviado desde 2003 once contingentes del batallón Cuscatlán, a Irak, donde participaron en el "proceso de reconstrucción" en las ciudades de Nayaf, en Diwaniya, Al Hilla y Al Kut (provincia de Quasit). Sus tropas sufrieron cinco muertos y una veintena de heridos.

"Nuestro trabajo quedará concluido el 31 de de diciembre", subrayó.

"Como presidente del país y comandante general de la Fuerza Armada, es importante decirles que nos sentimos satisfechos en este momento de la participación que hemos tenido allá en Irak. Hemos contribuido a reconstruir gran parte de la zona iraquí", recalcó.


Recuerdo a caídos
Saca también tuvo un recuerdo para los cinco soldados salvadoreños que perdieron la vida en el marco de su misión en tierras iraquíes, así como para la veintena de heridos.

El presidente "reiteró" el interés de su país en continuar "contribuyendo a la paz y a su participación en operaciones internacionales de mantenimiento de paz en el marco de la Organización de las Naciones Unidas y su posible ampliación a otras".

Actualmente, unidades salvadoreñas participan en operaciones de mantenimiento de paz en el Sahara Occidental, con tres policías y cinco militares; en Haití cuatro policías; en Chipre 15 policías, y en Liberia cuatro policías y tres militares.

Asimismo, cuenta con un policía en Nepal y cuatro policías y dos militares en Sudán. En Timor Oriental cuenta con 11 policías; en Costa de Marfil, con 3 militares, y, en Líbano, con 53 cascos azules.