• Katmandú, Nepal |
  • |
  • |
  • EFE

El primer ministro nepalí, Sushil Koirala, avisó ayer en Katmandú de que la crisis que padece Nepal tras el terremoto podría empeorar considerablemente si los damnificados no reciben la ayuda que necesitan antes de la llegada de las lluvias del monzón.

“El primer ministro ha asegurado que los problemas que padecen las víctimas (del terremoto) empeorarán si no son resueltos antes de la llegada del monzón”, que está prevista para junio, afirmó un portavoz de Koirala al diario local Himalayan Times.

El terremoto del pasado día 25 devastó varios distritos del Valle de Katmandú y sectores de la capital nepalí dejando hasta el momento más de 7,000 muertos y 14,000 heridos.

El golpe

Koirala hizo esas declaraciones durante una reunión con representantes del Programa Mundial de Alimentos (PMA), en la que aseguró que nunca había imaginado que un seísmo de tal magnitud, 7.8 grados, podría llegar a golpear Nepal como lo hizo hace una semana.

Además, pidió a la comunidad internacional con urgencia tiendas de campaña, comida deshidratada, equipos de purificación de agua y medicinas para las víctimas.