•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El conflicto entre Israel y Palestina, la situación en Irak y en África y la crisis económica centraron los mensajes navideños que pronunciaron el papa Benedicto XVI, el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, y el rey Juan Carlos de España.

En su tradicional mensaje de Navidad en la plaza de San Pedro, en el Vaticano, el papa Benedicto XVI pidió por la paz en Tierra Santa "donde el horizonte parece volverse a oscurecer para israelíes y palestinos". "Que se propague en el Líbano, en Irak y en todo el Medio Oriente", afirmó el jefe de la Iglesia católica desde el balcón central de la basílica de San Pedro.

Benedicto XVI pidió que "fructifiquen los esfuerzos de quienes no se resignan a la lógica perversa del enfrentamiento y la violencia y prefieren, en cambio, la vía del diálogo y la negociación para resolver tensiones".

Al hablar de África, mencionó explícitamente a Zimbabue, República Democrática del Congo, a la provincia sudanesa de Darfur y a Somalia.

Compartir intereses
El Papa se refirió además a la crisis económica global, al pedir que esta Navidad "anime a todos (...) con espíritu de auténtica solidaridad" en un mundo en el que "se mira con desconfianza el futuro que se está haciendo cada vez más incierto, incluso en las naciones del bienestar". "Si cada uno piensa sólo en sus propios intereses, el mundo se encamina a la ruina", advirtió Benedicto XVI.

Durante la Misa del Gallo, celebrada en el Vaticano, Benedicto XVI rezó "para que la paz llegue a Belén", ciudad donde según la tradición cristiana se produjo el nacimiento de Jesús y que el pontífice podría visitar en mayo de 2009.

En su sermón con motivo de la navideña Misa del Gallo o de Medianoche, en una iglesia de Belén, en Cisjordania, el patriarca latino de Jerusalén, Fuad Twal sostuvo que "la paz es un derecho para todos los hombres y también la solución para todos los conflictos y todos los diferendos", afirmó. "La guerra no produce la paz ni la seguridad", afirmó Twal en la Iglesia franciscana de Santa Catalina, contigua a la gruta donde, según la tradición cristiana, nació Jesús.

Mensaje de Obama
En Estados Unidos, el presidente electo Barack Obama, que asumirá el 20 de enero, llamó a sus compatriotas a unirse para "hacer girar la rueda de la Historia". "Debemos hacer todo por nuestra parte para ayudar a los otros, para hallar nuevas ideas e innovar, para iniciar un nuevo capítulo de nuestra gran Historia", afirmó en un mensaje navideño difundido por radio y televisión.

En Irán
El presidente iraní Mahmud Ahmadinejad afirmó que si Jesús estuviera vivo se opondría a las "potencias agresivas", al hablar en persa por el Canal Cuatro de la televisión británica. "Si Cristo estuviera en el mundo hoy, sin duda alguna enarbolaría la bandera de la justicia y del amor por la humanidad para oponerse a los belicistas, a los invasores, a los terroristas y a los tiranos del mundo", añadió Ahmadinejad al Canal Cuatro, que cada año invita a una personalidad a transmitir un mensaje navideño alternativo al de la reina Isabel II.

En su tradicional mensaje, la soberana británica habló de la actual crisis económica. "Navidad es tiempo de celebración, pero este año es un momento sombrío para muchos", dijo la reina en su mensaje a la Commonwealth.

En España
El rey Juan Carlos I de España expresó su preocupación por la crisis económica actual y por quienes han perdido su trabajo y abogó por un "nuevo impulso" en las relaciones entre Madrid y Washington. El soberano español pidió "reglas internacionales más eficaces para reforzar" el sector financiero y abogó por la "colaboración multilateral".

Juan Carlos dijo que le "preocupan muy especialmente las numerosas personas que (...) han perdido su empleo" en España, debido a la crisis. El Rey instó a una mayor acción exterior de España que implique "un nuevo impulso" a las relaciones con Estados Unidos tras la elección de Obama, en alusión a las distantes relaciones entre el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero y de George W. Bush.

En Paraguay
En Asunción, el presidente de Paraguay, el ex obispo Fernando Lugo, sostuvo que su gobierno "no va a fracasar" y que "los negocios mejorarán", al pronunciar su primer mensaje navideño.