•  |
  •  |
  • EFE

El presidente cubano Raúl Castro inició ayer una visita a Rusia llamada a reforzar en el plano económico la alianza estratégica con Rusia, tras el inicio del proceso de deshielo con Estados Unidos.

Castro ha sido invitado por el presidente ruso Vladimir Putin, a participar el sábado en un grandioso desfile militar en la Plaza Roja de Moscú para conmemorar el 70 aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Aunque Cuba no llegó a intervenir en la contienda, Castro decidió aceptar la invitación, lo que representa su segunda visita a Moscú desde que asumiera la presidencia del régimen comunista en sustitución de su hermano Fidel, tradicional aliado del Kremlin.

“Muchas gracias por venir. Esta es una fiesta especial para nosotros. Usted sabe que vamos a festejar el 70 aniversario. Siempre es bueno cuando vienen los viejos amigos”, dijo Dmitri Medvédev, primer ministro ruso, al recibir al líder cubano.

No obstante, en una demostración de que la visita no es de cortesía, a la reunión entre Castro y Medvédev se sumaron, entre otros, los viceprimeros ministros de Economía, Finanzas, Energía, Comercio e Industria.

VARIOS ACUERDOS
El asesor del Kremlin, Yuri Ushakov, quien precisó que Castro y Putin se reunirán hoy, desglosó los proyectos que tienen mayores posibilidades de prosperar a corto y medio plazo.

Se trata de la reconstrucción de las centrales hidroeléctricas de Máximo Gómez y Habana Este --proyecto que Putin estimó en 1,200 millones de euros (unos 1,350 millones de dólares)--, y la modernización del puerto marítimo de Mariel y del combinado metalúrgico Antillana de Acero.

Además, mencionó la construcción de un aeropuerto internacional con terminal de carga, algo de lo que está muy necesitada una isla cuyos ingresos turísticos no dejan de crecer, y la creación de un nudo de transporte en el aeródromo de San Antonio de los Baños.

Potencial petrolero

EXPLOTACIÓN• Expertos de Estados Unidos recibieron ayer por primera vez información técnica sobre las potencialidades de explotación petrolera en la zona exclusiva cubana en el Golfo de México, abierta a la inversión extranjera.

“Tenemos invitados estadounidenses participando con nosotros”, dijo el director de negocios de la petrolera estatal cubana Cupet, Pedro Sorzano, sobre el encuentro realizado en La Habana.

Cuba produce 25 millones de barriles anuales de petróleo, casi el 50% de su consumo. Sin embargo, el crudo cubano es básicamente extrapesado y solo puede destinarse a la generación eléctrica y la producción de cemento, lubricantes y asfalto.

Las compañías estadounidenses están imposibilitadas hasta ahora de participar en cualquier negocio en Cuba, debido al embargo decretado por Washington en 1962 contra el régimen comunista de la isla, todavía vigente, que el presidente Barack Obama espera levantar.