•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El primer ministro de Guinea, Ahmed Tidiane Souaré, a la cabeza de un cortejo de miembros de su gobierno, llegó al campamento militar de Alpha Yaya Diallo de Conakry para entregarse a los militares que perpetraron un golpe de Estado el pasado martes.

Souaré había sido nombrado en el cargo en mayo por el presidente Lansana Conté, cuyo deceso fue anunciado el mismo martes, pocas horas antes del desencadenamiento del golpe de Estado. Los miembros del gobierno depuesto se reunieron en la casa de Souaré, en la periferia de Conakry, y desde allí fueron en sus vehículos al vasto campo, seguidos por militares.

Los militares golpistas ordenaron ayer a "todos los oficiales generales del ejército" y a los "miembros del gobierno" presentarse en un cuartel militar en las próximas 24 horas, advirtiendo que "pasado ese plazo" habría una "redada" en todo el país.

El ultimátum fue emitido por el Comité Nacional por la Democracia y el Desarrollo (CNDD), dirigido por el capitán Moussa Dadis Camara, quien se autoproclamó presidente de la República el miércoles por la noche.

Vuelta al orden civil
Ante lo ocurrido Estados Unidos exige la "vuelta inmediata" al orden civil en Guinea y rechaza la promesa de los militares golpistas de celebrar elecciones en 2010, según un comunicado de su embajada en Conakry.

"Exigimos que se respeten los derechos fundamentales de todos los ciudadanos y particularmente los del primer ministro Ahmed Tidian Suaré y los miembros de su gobierno", precisó el texto. "Los militares tienen que colaborar de modo estrecho con las autoridades civiles y la sociedad civil con miras a restaurar el orden civil en Guinea", según el comunicado.