•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El expresidente de Honduras Manuel Zelaya, quien fue derrocado en el 2009, afirmó hoy en Costa Rica que se tomará tres meses para recorrer su país y decidir si aspira a la reelección.

"No he tomado mi decisión, pero no va a ser en más de 90 días", declaró Zelaya durante una conferencia de prensa en el Congreso de Costa Rica, a donde acudió invitado por el izquierdista Partido Frente Amplio para dar su perspectiva de la situación actual de Honduras.

El Tribunal Supremo de Honduras instauró el día 23 la reelección presidencial al ratificar un fallo que inhabilita tres artículos de la Constitución que la prohibía, algo que Zelaya considera que se hizo de forma "ilegal".

Zelaya fue derrocado en junio de 2009 cuando promovía una consulta popular para reformar la Constitución con la idea de habilitar la reelección.

El exmandatario dijo que él gana "en todas las encuestas" y que recorrerá su país para realizar una "evaluación de las posibilidades" que tiene de "derrotar al sistema" y tomar, en no más de tres meses, una decisión sobre si aspira de nuevo a la silla presidencial.

Al ser preguntado sobre qué garantías existen para que no le vuelvan a dar un golpe de Estado en caso de convertirse otra vez en presidente, Zelaya afirmó que los golpistas saben que cometieron un error.

"La garantía que tengo, ellos saben que se equivocaron que cometieron un grave error. Botaron a un demócrata pacífico que tenía al país creciendo y ahora metieron al país en un abismo", expresó el exgobernante hondureño y actual diputado por el izquierdista Partido Libertad y Refundación (Libre).

Zelaya criticó al actual Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández, y aseguró que Honduras está "secuestrada" por grupos económicos y que se ha convertido en un "laboratorio" de políticas del "neocolonialismo".

"Honduras es un laboratorio de las trasnacionales para lo que ellas quisieran que fueran nuestros países en el siglo 21: Privatización de todos los servicios públicos como salud, carreteras, puertos, aeropuertos, telecomunicaciones energía", manifestó el político.

Zelaya también criticó la "militarización" que se está llevando en su país, una ley de secretos de Estado, el "cerco mediático" y las iniciativas de "ciudades modelo", en las que, dijo, se vive bajo leyes y seguridad propias, distintas a las del país.

Honduras, prosiguió, "es un Estado secuestrado por una elite que responde a los intereses de Washington, una institucionalidad que antes del golpe era débil y que ahora no existe, está sujeta al capricho del que más tiene poder, armas y dinero", manifestó.

Zelaya, quien dará hoy una conferencia en la estatal Universidad de Costa Rica, agradeció la hospitalidad a este país, a donde fue dejado en pijamas por un avión militar, el 28 de junio del 2009 tras ser derrocado.

El exgobernante destacó la tradición de Costa Rica de dar refugio a latinoamericanos cuyos países sufrieron golpes de estado décadas atrás y recordó como un "amigo" al expresidente costarricense Óscar Arias, quien le recibió tras el golpe y sirvió de mediador en el conflicto.