•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

François Hollande arranca hoy una gira histórica de cinco días por el Caribe, de las Antillas francesas a Cuba, convirtiéndose en el primer jefe de Estado occidental en visitar la isla, tras el acercamiento entre La Habana y Washington.

San Bartolomé y San Martín hoy, Martinica y Guadalupe el sábado y el domingo, Cuba el domingo por la noche y el lunes, y Haití el martes.

Este será uno de sus desplazamientos más largos de los tres primeros años de su legislatura.

El plato fuerte de la gira será Cuba; Hollande será el primer presidente francés que visita la isla desde su independencia en 1898.

La primicia diplomática llega en medio del deshielo entre Cuba y Estados Unidos, iniciada el 17 de diciembre de 2014 y sellada el 11 de abril en Panamá con un histórico apretón de manos entre Raúl Castro y Barack Obama.

Para París se trata asimismo de una buena ocasión para mover sus fichas de cara al fin del embargo estadounidense que afecta a la isla comunista desde 1962, si bien en palabras de un consejero del Elíseo, sería “absurdo” ver en la visita un intento de “rivalizar con Estados Unidos”.

“Desde 1991, Francia vota cada año la resolución de la Asamblea General de la ONU a favor de levantar el embargo”, indica París.
Mientras las delegaciones americanas y europeas se pelean por desembarcar en La Habana, Francia quiere “asegurarse su parte del pastel”, afirma el escritor francocubano William Navarrete, establecido en Francia desde 1991.

El presidente pasará un día y medio en Cuba en el que visitará la Universidad de La Habana, inaugurará las nuevas instalaciones de la

Alianza Francesa y tendrá una cena oficial con Raúl Castro. También se mostró “disponible” para reunirse con el expresidente Fidel Castro, de 88 años.

Asimismo, Hollande viajará a Haití, la primera visita oficial de un presidente francés desde la independencia en 1804 de esta excolonia francesa.

Renegociación de deuda

AGENDA • Uno de los temas clave que tratará el presidente francés François Hollande en su gira será la renegociación de la deuda cubana, que se eleva a más de 15,000 millones de dólares dentro del club de París, de los cuales 5,000 son a Francia.

El presidente francés, que previsiblemente será prudente en lo tocante a la situación de los derechos humanos, visitará no obstante al cardenal Jaime Ortega, importante figura de la vida religiosa cubana, que ha tenido un papel relevante en la mediación para la liberación de presos políticos.

Con motivo de este viaje, Reporteros Sin Fronteras difundió una carta abierta al presidente francés, instándole a “exhortar a las autoridades cubanas a poner fin a la represión y a la censura de los actores de la información”.

“Señor presidente, pese a la voluntad de apertura que ahora muestra el gobierno cubano en el ámbito diplomático (...), Francia debe recordar que una apertura solo podrá ser real y benéfica para la población si la isla también se abre a una información plural e independiente”, afirmó el secretario general de RSF, Christophe Deloire.