•  |
  •  |
  • AFP

Los rebeldes hutíes “cruzaron una línea roja” y van a pagar “caro” sus disparos de artillería contra Arabia Saudita, advirtió ayer el portavoz de la coalición árabe, horas después de que Riad ofreciera un alto el fuego humanitario de cinco días en Yemen.

“La ecuación cambió, el conflicto cambió y van a pagar (...) caro”, amenazó el portavoz de la coalición, general Ahmed al Asiri ante la prensa.

Disparos de artillería desde Yemen causaron la muerte de cinco personas el miércoles en una ciudad fronteriza de Arabia Saudí, en un nuevo incidente atribuido a los rebeldes chiitas hutíes.

“La seguridad de Arabia Saudita es la principal prioridad para la coalición y para las fuerzas armadas sauditas. Esta es una línea roja que han traspasado”, afirmó al Asiri.

Según el funcionario, la operación de respuesta está en marcha y apunta hacia todos los “líderes de la organización, sus lugares de reunión”.
“No será una operación limitada” advirtió.

ALTO AL FUEGO
Horas antes, Arabia Saudita había propuesto un alto el fuego de cinco días en ese país, con el fin de permitir la llegada de ayuda humanitaria para la población, muy afectada por la guerra.

“El reino piensa que puede haber un alto el fuego de cinco días en Yemen para coordinar, con las organizaciones internacionales, el abastecimiento de ayuda humanitaria”, declaró el ministro de Relaciones Exteriores saudita, Abdel al Jubeir, durante una rueda de prensa en

Riad junto con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

La aviación saudita apoya desde el 26 de marzo a los partidarios del presidente yemenita, Abd Rabo Mansur Hadi, que se refugió en marzo en Arabia Saudita ante el avance rebelde sobre la ciudad de Adén, donde siguen los combates.