•   Bagdad  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Seis guardias y 30 presos murieron en incidentes en una prisión al norte de Bagdad de la que 40 reclusos consiguieron darse a la fuga, una acción reivindicada el sábado por el grupo yihadista Estado islámico (EI).

La violencia estalló el viernes, después de que un preso arrebatara el arma a un guardia de esta cárcel situada en el recinto de la principal comisaría de Jalis, a unos 50 km de la capital, precisó un portavoz del ministerio del Interior, Saad Maan.

"Uno de los prisioneros agarró el arma de un guardia. Lo mató y luego se dirigió al depósito y se apoderó de otras armas", explicó el portavoz. Añadió que un teniente y cinco policías murieron en los enfrentamientos.

"Cuarenta prisioneros se escaparon -dijo- Nueve de ellos estaban detenidos por cargos de terrorismo y el resto por delitos de derecho común", afirmó.

Según él, los 30 presos muertos estaban encarcelados por cargos vinculados con el "terrorismo".

En un comunicado difundido en foros yihadistas, el EI dio otra versión.

"Quince artefactos explosivos fueron utilizados contra convoyes del ejército y de la policía en los alrededores de la cárcel", según el comunicado.

Ese "ataque" permitió la liberación de esos detenidos, que el EI explicó que fueron "más de 30".

Las evasiones son frecuentes en Irak, donde los asaltos a dos cárceles importantes cercanas a Bagdad permitieron a más de 500 detenidos darse a la fuga en julio de 2013.

Esas fugas han permitido engrosar las filas del EI, con exprisioneros sunitas, en particular en las ciudades de Tikrit y Mosul (norte).