•   Bagdad  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Al menos 11 policías murieron ayer y otros 17 resultaron heridos en un motín en la comisaría de Al Jalis, en la provincia de Diyala (este de Irak), en unos disturbios donde también fallecieron 33 detenidos con cargos de terrorismo.

Una fuente de la policía iraquí explicó a Efe que un grupo de detenidos mató y logró hacerse con el arma de un policía, quien se disponía a revisar la situación de los presos en las celdas de la comisaría de la ciudad de Al Jalis, a 20 kilómetros al norte de Baquba, capital de provincia.

Durante el suceso, que tuvo lugar de madrugada, varios de los detenidos lograron huir de las dependencias policiales, añadió la fuente, quien precisó que once policías y treinta y tres reclusos murieron debido a los choques.

Acusados de terrorismo
Las fuerzas de seguridad acordonaron la zona y se enfrentaron a los detenidos que se habían apoderado de varias armas de la comisaría.
Asimismo, la fuente precisó que el intercambio de disparos duró más de cuatro horas, hasta la mañana de ayer, cuando la policía se hizo con el control de la situación y del centro.

Los investigadores del suceso elaboraron una lista con los nombres de los detenidos que murieron y los que huyeron del centro policial, que tiene entre 150 y 200 detenidos acusados --todos ellos de terrorismo--, agregó la fuente policial.

Al menos 43 reclusos lograron escapar, entre ellos nueve cabecillas y líderes de grupos armados y milicias suníes
y chiíes.